lunes, 28 de mayo de 2007

Wicked

Quien se acerque a Wicked: memorias de una bruja mala buscando una novela de fantasía, hechizos y pócimas de amor eterno que de media vuelta.
La novela parte como un relato metaliterario del clásico de la literatura infantil y juvenil El mago de Oz de L.F. Baum, donde Gregory Maguire nos relata la vida de Elphaba, la futura Malvada Bruja del Oeste.

Elphaba, hija de Melena una aristócrata del país de los Munchkins y de Frex un pobre sacerdote unionista, nace en un paraje inhóspito, tiene la piel verde y unos dientes afilados como los de un tiburón.

- Es un bebé enfermizo y débil, de ahí el color. Arrojémoslo a la charca, ahoguémoslo. Ella nunca lo sabrá. Tardará horas en salir de su desmayo de damisela elegante.
Las tres se echaron a reír, mientras acunaban a la niña en el hueco del brazo, pasándosela de una a otra, para comprobar su peso y su equilibrio. Matarla era lo más piadoso. El problema era cómo.
De pronto, la criatura bostezó, y la pescadera, sin pensarlo, le dio el dedo para que lo chupara, pero la niña se lo cortó en un mordisco, a la altura de la segunda falange. Casi se ahoga con el chorro de sangre. El dedo cayó de su boca al fango, como un carrete de hilo. Las mujeres entraron rápidamente en acción. La pescadera se abalanzó sobre la niña para estrangularla, pero la vieja y la doncella se interpusieron en su defensa. (p. 32)

Publicada en 1995 en Estados Unidos se convirtió en un fenómeno de ventas rápidamente
dando origen a una versión teatral en forma de musical que se representa todavía en Nueva York, Chicago y Londres.

Si el mundo de Oz creado por Baum era rico en mitología propia, civilizaciones y criaturas, el mundo de Oz de Maguire no se queda atrás. Aunque existen paralelismos evidentes, Maguire establece diferencias también muy claras con el clásico. Así como en el Oz de Baum todo es bonito y mágico, los derechos de las minorías no se ven amenazados, los diferentes territorios son tolerantes entre sí, no existe el dinero ya que cada uno sobrevive con lo que tiene..., en el Oz de Maguire hay rebeldía política, golpes de estado, terrorismo, muerte, pobreza y discriminación. Es quizá una de las cualidades de la historia de Maguire, que siendo un país paralelo donde la magia existe, como lector te sumerges en un mundo real.

La vida de Elphaba discurre entre el desprecio que genera su aspecto físico, los sentimientos encontrados de celos y amor que le despierta su hermana -una niña sin brazos, pero muy bella, que cautiva con su personalidad, y futura Malvada Bruja del Este- y el despertar de la conciencia política y social que la llevará a cuestionarse la moralidad del bien y el mal. Surgirán intrigas y conspiraciones a su alrededor en su lucha por la justa aceptación de los Animales como ciudadanos de primera clase.
Elphaba aún siendo el personaje malo del cuento está creado de forma poderosa y crea un puente empático entre ella y el lector y nos ayuda a reflexionar sobre el egoísmo, la posesión y la peligrosidad de los que se auto etiquetan como poseedores del bien moral.

Aunque es una novela plagada de criaturas, lugares y costumbres que nos son desconocidas (como en toda novela de género fantástico) Wicked está narrada y construida con gran maestría permitiendo el paso al lector novato que no conoce el mundo de Oz y deleitando al lector experimentado en los reinos de Ozma que se emocionará con la creación de los zapatos rojos, las apariciones de un bebé león que debido a un trauma se transformará en el famoso León Cobarde, en el leñador que víctima de la violencia doméstica se convertirá en el Hombre de Hojalata y en el famoso huracán que transportará a Dorothy hasta este mundo paralelo.

Plagada de alegorías y con una estructura sencilla, atendemos sin darnos cuenta subrogados como estamos a la historia que te atrapa hasta su conmovedor final, a una versión de la bruja mala clásica de la literatura universal. Como bien decía la suegra de L.F.Baum, la activista del feminismo Matilda Gage, no todas las brujas son malvadas. Elphaba responde perfectamente a la mujer que víctima de un patriarcado piensa y actúa por sí misma, libremente, aunque eso represente ser un cultivo de dudas y contradicciones. Aunque como lectores es difícil otorgarle la característica de la maldad o de la bondad, podemos contemplar el proceso de creación de la personalidad y cómo las experiencias vitales modelan nuestro ego y nuestro carácter. A través de ese proceso voluble, el autor reflexiona sobre la maldad que se otorga o se le acarrea a alguien:

A los pobres no les hace falta ningún cuento que les explique de dónde ha salido el mal. Simplemente existe, siempre ha existido. Nunca se sabe cómo se volvió mala la bruja, ni si fue correcta su decisión. ¿Es alguna vez la decisión correcta? ¿Intenta alguna vez el demonio volver a ser bueno? ¿Y si lo hace, no es un demonio? Como mínimo, es cuestión de definiciones. (p. 292)

La gente que dice ser malvada no suele ser peor que el resto de nosotros [...] Pero la gente que dice ser buena, o mejor que los demás en algún aspecto, esa gente sí que es peligrosa. (p. 446)

Una novela 100% recomendable que como buen best-seller editorial, hace poco se ha publicado en Estados Unidos la segunda parte, que esperemos no tarde 12 años en llegar hasta nuestras manos. Navegando por la web del autor podremos comprobar que las versiones de los clásicos de la LIJ son su especialidad. Así podemos encontrar la versión de la Cenicienta o de la Blancanieves.





MAGUIRE, Gregory. Wicked: Memorias de una bruja mala. Barcelona: Planeta, 2007. 508 páginas. ISBN 978-84-08-07119-8.

Para saber más:

LURIE, Alison. Niños y niñas eternamente: los clásicos infantiles desde Cenicienta hasta Harry Potter. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2004. 286 páginas. ISBN 84-89384-53-3.





3 comentarios:

Miguel dijo...

joder qué crack de bibliotecaria infantil! cómo te lo curras!
nos vemosss

bravecoast dijo...

Al principio de leer me he dicho.. ufff embrujadas! ya esta la mierda esta de la tele. pero no, era una cosa con quality.
tengo que leer primero el librito del mago de oz antes que empezar a meterme en asuntos metaliterarios, pero tiene buena pinta si.
pero lo del hijo de la bruja me suena a segunda parte mala...

LittleGrassHopper dijo...

Joel, ten en cuenta que lo he escrito directamente en castellano para que tuvieras que traducirlo...