lunes, 14 de mayo de 2007

La literatura viaja en coche

" A nadie debe extrañar que Alessandro Baricco sea un fiel devoto de Borges. Colecciona anécodtas de las veces en las que, en su caso, la realidad ha superado a la ficción. Historias en las que las derivas de la imaginación se hacen carne, cuentos que tienen vocación de pura realidad. Como, por ejemplo, ésta: cuando quiso elegir un nombre en el que desarrollar parte de su novela "Seda", ese excepcional relato plagado de gestos, sensualidades y sugerencias exóticas que le ha hecho famoso en todo el mundo, se le ocurrió recurrir al azar jugándoselo en un mapa de Francia. A lo largo de esa superficie a escala, Baricco señaló a voleo con el dedo dos lugares que después unió en un solo vocablo: Lavilledieu. Ahí quedó la cosa, hasta que años después, cuando el libro de este escritor turinés, de 48 años, se había convertido también en un fenómeno de ventas continuado en Francia, Baricco recibió una carta con un contenido alucinante. En ella, el alcalde del mismo Lavilledieu, pueblo que existía en realidad, le invitaba a recibir un homenaje e inaugurar la biblioteca del municipio. El escritor quedó tan impactado que, por supuesto, aceptó con gusto, entre intrigado y perplejo. Cuando viajó a ese lugar perdido del sur de Francia, sus habitantes le contaron la actividad que había enriquecido al pueblo a finales del siglo XIX: la cría de gusanos de seda."
---------------------------------------------
Fragment de l'article de Jesús Ruiz Mantilla Alessandro Baricco: la literatura viaja en coche publicat a El País Semanal d'aquesta última setmana.

3 comentarios:

sfer dijo...

Ahora mismo me voy corriendo a buscar un EPS del domingo pasado para leer el reportaje... ¡Gracias!

LittleGrassHopper dijo...

Ya sabía yo que te iba a gustar. Si es que eres una viciosilla del Baricco!

bravecoast dijo...

Como el coche de la foto se va a quedar mi Renault Clio de los cojones, que ahora se ha vuelto a averiar no hace contacto vete a saber que le pasa ahora, dios no he ni conducido y ya estoy harto.