domingo, 23 de junio de 2019

Bajo las olas, de Meritxell Martí i Xavier Salomó

[Ressenya en català al meu instagram]


Hace cinco meses, un grupo de bibliotecarias infantiles nos encontramos con Xavier Salomó para trabajar sobre un proyecto relacionado con su obra. Durante la reunión nos explicó que estaba a punto de publicarse un álbum suyo muy especial. Conociendo la producción del tándem Martí/Salomó me esperaba un gran libro, pero Bajo las olas va mucho más allá. Es un ÁLBUM en mayúsculas y nos hemos de alegrar por ello porque aunque se repite mucho que en nuestro país se publican muchos álbumes, aunque en realidad álbume como tales no tantos.

Con pocas palabras, las justas y precisas, es la ilustración la que nos guía por la historia (de la que no os comentaré nada, ¡vividla!), ¡y de qué manera! Los silencios, los degradados en las tonalidades acuosas, las láminas a sangre, el juego de viñetas que son y no lo son; hacen que el lector se sumerja con el protagonista en la curiosidad y el autoconocimiento, saboreando las emociones sin didactismo alguno, con una profundidad enriquecedora.

Ya hace tiempo que Bajo las olas no se mueve de la mesita de noche de mi hijo porque te pide lecturas, y relecturas, pausadas, con calma, paladeándolo. Hoy ha sido su acompañante en el tren para inaugurar la temporada de playa, y se ha sentido interpelado por la coincidencia de las playas. Con un "qué es lo peor que podría pasar" se ha visto reflejado en el protagonista infantil, igual que yo lo siento con el personaje maternal.

Es difícil hablar de un libro sin explicar qué es lo que sucede, pero esa es la gran riqueza de este álbum creado por Meritxell Martí y Xavier Salomó, que pasan tantas cosas como lectores grandes y pequeños habitan en él. Bajo las olas se ha ganado un lugar en la historia del álbum ilustrado en nuestro país y es imprescindible en las bibliotecas personales de aquellos que adoramos la magia que nos produce abrir un libro y saltar.

Bajo las olas / Meritxell Martí i Xavier Salomó. Barcelona: Flamboyant, 2019. ISBN 9788417749064. -> ya disponible en sus bibliotecas y librerías de barrio.

miércoles, 16 de enero de 2019

Parfum, de Oliver Berben y Sarah Kierkegaard


«Mueres y vuelves a nacer con cada inhalación del perfume. Es la perfección.»

(ressenya en català al meu perfil a instagram: @irisgonzaleza)

El pasado mes de noviembre se estrenaba en Alemania la serie Parfum, basada parcialmente en la famosa novela homónima de Patrick Süskind. Netflix la incorporó a su catálogo en noviembre y debo decir que me ha gustado muchísimo, siendo el libro uno de mis favoritos.
La serie se desarrolla apoyándose en dos líneas argumentales. La primera protagonizada por la detective Nadja Simon, que debe hacerse cargo de la investigación del asesinato de una mujer a la que han mutilado salvajemente. Esta mujer formaba parte de un grupo de amigos de la infancia que son los protagonistas de la segunda trama argumental. Mediante saltos en el tiempo somos espectadores de cómo se enredan ambas tramas que nacen de un nexo común: el perfume como herramienta de seducción y manipulación, para conseguir que los demás nos vean, nos quieran.
Me ha gustado especialmente como la fotografía de la producción va ligada a las diferentes historias: fría cuando habla del presente, cálida cuando habla del pasado. Confluyendo en ambientes desoladores a medida que nos acercamos al desenlace. El poso que me ha dejado la serie es muy similar al que recuerdo cuando acabé la novela por primera vez: la desesperación por llenar un vacío que te consume y a la vez el peligro que te devore conseguir aquello que deseas obsesivamente.

Parfum / serie creada por Oliver Berben y Sarah Kirkegaard, inspirada en la novela El Perfume, de Patrick Süskind. Primera temporada en Netflix.

lunes, 7 de enero de 2019

Els llits dels altres, de Anna Punsoda


«Tot pot amagar-se, però hi ha històries que són aguilots pessigant-te el fetge. Les espantes i et tapes com pots el forat que t’han obert. Aprens a caminar tort i foradat, amb un braç dedicat a espantar bèsties. Perquè a tu què t’interessa? A tu t’interessa caminar. Aleshores camines tort, foradat i tolit d’un braç, com si no es pogués avançar d’una altra manera. Fins al dia que vols viure i necessites les dues mans.»

(ressenya en català al meu compte d'instagram: @irisgonzalez)

Gracias a un encuentro casual con una conocida de la infancia, Claustre echa la vista atrás reflotando una serie de vivencias marcadas por los abusos, las crisis de identidad, la dificultad para confiar en los demás y la anorexia como forma de controlar un cuerpo dominado por la angustia.

Devoré la novela Els llits dels altres aunque leerla se me hizo muy difícil a medida que avanzaba la historia. De hecho, la incomodidad crece gradualmente hasta que en la página 80-81 se desarrolla una escena (literariamente genial) que hizo que a punto estuviera de abandonar la lectura. El  malestar no era tanto debido a los temas terribles que trata la autora, que lo hace con mucha ternura y naturalidad, sino por la acumulación de dolor y culpa que se arrastra hasta el final (esperanzador, eso sí) de la historia. Me parece excepcional que Anna Punsoda haya debutado con un texto tan desgarrador, con tanta fuerza hilado con una destreza narrativa prodigiosa. ¡Brava!

Si no lo he disfrutado suficiente es porque me ha hecho de espejo, devolviéndome una imagen de mí  misma que no me gusta y me hiere. Porque ahora mismo tengo las piezas de mi jenga vital esparcidas por todas partes y no tengo suficiente fortaleza para enfrentarme a ello. Cuando las recomponga (espero que esta vez con unos cimientos más sólidos), la volveré a leer.

Els llits dels altres / Anna Punsoda. Barcelona: Ara Llibres, 2018. ISBN 9788416743780.

sábado, 8 de diciembre de 2018

Sopa de abuelo, de Mario Satz

Hay momentos en la vida donde todo se vuelve oscuro, sin esperanza, y decides vivir en tu realidad soñada. Cada vez es más tentador pasar más y más tiempo allí, pero es muy peligroso porque da alas al pensamiento que si lo que en vida no puedes vivir, porque no decir sí a la muerte. Catalina tiene una imagen muy pobre de sí misma y dejando de comer ha caído en esta espiral viciosa que la ha llevado a las puertas del abismo. Aunque su familia la trata con cariño, será su abuelo el que con el bálsamo de sus palabras y una sopa llena de amor, agriete la oscuridad por donde pase un rayito de luz.

Trobareu la ressenya en català a http://media-teca.blogspot.com 

Las palabras de Mario Satz nos hablan de un tema tan delicado como la enfermedad mental, combinando el realismo con alegorías marcadamente poéticas, resultando algunos párrafos especialmente bellos. Las ilustraciones a lápiz de Alberto Asensio conjugan a la perfección la delicadeza y el realismo de los detalles. El conjunto hace de Sopa de abuelo una verdadera "pequeña joya para grandes lectores", como el nombre de la colección que lo acoge. Una novela corta imprescindible.
.
Sopa de abuelo / Mario Satz; ilustraciones de Albert Asensio. Barcelona: Babulinka Books, 2013.

Atascado, de Shinsuke Yoshitake


Convivir con niños te pone al día en dramas infantiles y el que protagoniza el peque de Atascado es muy común, aunque no sé si tanto como el dramón "la galleta se ha roto por la mitad"... Llega la hora del baño y nuestro protagonista quiere desvertirse él solo porque ya es mayor (la fase 'yo puedo con todo', ¿os suena?), pero al sacarse la camiseta su cabeza se queda atascada en ella. Por supuesto, no pide ayuda (¿os he hablado ya de la fase 'yo puedo con todo'?), pero tampoco se rinde, intenta de todas las maneras posibles desembarazarse de su cautiverio y al comprobar que no es capaz, resignado, se hace a la idea que debe vivir con la camiseta atascada en la cabeza y empieza a preguntarse cómo será su vida a partir de ahora: existirán otros niños atascados; cómo juegan y comen... 

Que el niño se sobreponga tan fácilmente a la tragedia para mí es el elemento fantástico del cuento y las hipótesis sobre su vida atascado que se va imaginando el niño son hilarantes. El tercer elemento para que "Atascado" me haya parecido un libro redondo es que el transfondo pedagógico de la historia no flota en la superficie gracias a la presencia tan evidente del humor.

Sin duda alguna Atascado es uno de los cuentos más divertidos que he leído este año, lo incluí en el calendario de adviento de vídeorecomendaciones de la biblioteca... ¡Espero que se lo pidáis a los Reyes Magos!


Atascado / Shinsuke Yoshitake; traducción del japonés de Marina Bornas. Albolote: Barbara Fiore, 2018. ISBN 9788416985029.

Rex en la ciudad, de Gabo León Bernstein

Antes de tener un hijo ya me era muy consciente de la obsesión infinita que sienten muchos niños por los dinosaurios. La estantería donde descansan los libros sobre estos animales prehistóricos es una de las que diariamente hay que ordenar en la sala infantil de la biblioteca donde trabajo. Lógicamente, el mercado procura que no falten novedades editoriales infantiles sobre dinosaurios: abundan los libros de conocimientos con infinidad de datos (velocidad, peso, constitución, alimentación) e ilustraciones, incluso pop-ups; pero también tenemos aquellos libros de ficción que humanizan a los dinosaurios que protagonizan los cuentos, un buen ejemplo es Rex en la ciudad, de Gabo León Bernstein.


Rex es grande, muy grande. Enorme. Su día a día en la ciudad es complicadísimo, nada de lo que le rodea está adaptado a su tamaño, estorba allí adonde va. Sus bracitos tampoco le ayudan a realizar los trabajos cotidianos más normales para todos. La historia es una concatenación de situaciones en las que Rex está fuera de lugar, que le excluyen y entristecen. Su capacidad de empatizar con los demás y su creatividad serán sus armas para darle la vuelta a la tortilla y que su tamaño sea la solución y no el problema.

Las ilustraciones, profusamente detallistas, expresivas y dinámicas, podrían explicar la historia por sí mismas sin necesidad del texto. Elevan el conjunto y facilitan que niños pequeños puedan acceder a leer este libro. En el caso de mi hijo, le invitaban a crear historias paralelas a partir de los detalles y otros personajes que aparecen en las ilustraciones.
"Rex en la ciudad" es una fantástica opción para los que quieran trabajar la aceptación de uno mismo y de los demás, pero también la superación personal. También es una magnífica elección para pequeños y mayores que sólo quieran disfrutar con un buen libro infantil.
.
Rex en la ciudad / Gabo León Bernstein. Albolote: Barbara Fiore, 2017. ISBN 9788416985005.

domingo, 8 de octubre de 2017

La autopsia de Jane Doe, d'André Øvredal

Hacía mucho tiempo que no experimentaba aquel miedo que te recorre por todo el cuerpo, se instala cómodamente y va creciendo poco a poco. Cada vez se apodera más de ti. Esperas el susto, el salto que hará que toda esa angustia caiga al suelo para empezar de cero. Vuelta a la casilla de salida.

No es el miedo de las películas llenas de efectos sonoros y monstruos horripilantes, no es un miedo visual. Es aquel de los buenos libros de terror. Aquellos libros que quieres cerrar porque no los podrías leer tapándote los ojos, los que Joey Tribianni confinaría en su congelador. Desde que leí "Cementerio de animales" de Stephen King que no lo pasaba tan mal.

La primera parte de "La autopsia de Jane Doe" es pura narrativa del miedo. Nada de lo que aparece en pantalla es especialmente terrorífico. Estamos acostumbrados a las autopsias y cadáveres que aparecen constantemente en las series policíacas. Es un proceso conocido: examen externo, abrir el cadáver, sacar los órganos... Pero desde que el cadáver níveo e inmaculado de la Jane Doe protagonista es depositada en la camilla el espectador empieza a sufrir.

Los constantes planos cortos, cortísimos, son incesantes, no dejan de aumentar el nivel de alerta, angustia y estrés. ¿Se moverá, cerrará los ojos, articulará palabra? Nada ocurre. Los forenses siguen con su autopsia y lo que van encontrando en la pobre Jane es tan estremecedor como el ambiente que se genera. ¡Me pasé la mitad de la película con las manos en la cara! 

Por suerte para mí porque ya estaba al borde del ataque de nervios, la película se complementa con una segunda parte que responde al clásico del cine de terror: venga a correr por los pasillos de la morgue, puertas que se abren y sustos por doquier.

¡Qué mal y qué bien lo pasé! Lástima que no puediera verla el año pasado en el Festival de Sitges... No me extraña que el Jurado le otorgara el Premio Especial. "La autopsia de Jane Doe" es un peliculón, aunque mejor disfrutarla en compañía...


viernes, 6 de octubre de 2017

"Blade Runner 2049", de Dennis Villeneuve

¡Qué manía la de secuenciar obras maestras del cine! 
Como siempre que veo una secuela de una de estas películas voy con el prejuicio que va a ser el horror. Por si acaso, que luego me llevo unos disgustos de corte de digestión. Más vale prevenir. No sé si la edad me está amargando o qué.
Sólo hace unas horas que he asistido al estreno de "Blade Runner 2049" y aún no se han asentado todas las sensaciones que me ha provocado su visionado. Hay que ser muy valiente (o un completo inconsciente) para atreverse con la secuela de una de las películas más míticas de la historia del cine, que vive de la nostalgia más enraizada.

Aunque esta vez iba con la ilusión subida por culpa de Dennis Villeneuve (aún no he visto nada suyo que no me haya encantado), de Hampton Fancher que repite como guionista y de Ridley Scott que sigue ligado al producto como productor. Me recuerdo a mí misma que estas razones son papel mojado, véase "Indiana Jones y la calavera de cristal". Pero lo apuesto todo asegurando el tiro asistiendo al pase matinal de la sala Phenomena. Con todos estos elementos nada podía salir mal.

Y no me puedo quejar. Creo que el primer acierto de la película es que no pretende ponerse al nivel de la obra maestra a la que sucede, o a mí me ha dado esa sensación. Estira el hilo de la historia de una manera muy sencilla, pero con grandes toques de lirismo, sin entrever ostentación ni pretenciosidad.
Un toque de originalidad le habría venido muy bien a la narración. ¿Por qué la épica tiene que girar siempre en torno a los orígenes míticos y las profecías sobre elegidos? Algún giro argumental, por favor, que la única sorpresa de la trama es previsible para los que tengáis bagaje y los ojos bien abiertos. 

Respecto al abanico de personajes y actores, menuda elección la de Ryan Gosling como replicante. No podría ser más acertada, sus dotes para mantener la expresión facial completamente congelada y aun así conseguir transmitir emoción con una mínima contracción muscular son heroicas. 
Qué descubrimiento para mí el de Ana de Armas. Por fin conozco la razón de su perfección simétrica y me cuadra. Sólo podía ser resultado de la más avanzada tecnología holográfica. Tiene guasa que ella parezca infítamente más humana que Gosling, ¿pero qué compañero de reparto no parece más humano que Gosling?
De Jared Leto sólo puedo decir que hace de Jared Leto, no sé por qué en los créditos no han puesto "as himself".
El clímax se hace con la aparición de Harrison Ford, te llena el pecho de orgullo bien llevado. Durante la conversación que mantiene con Gosling se hace patente la diferencia entre uno y otro. Mientras Gosling es pura hierática, con Ford casi  me ha dado un vahído con cada latido de su vena yugular izquierda, qué plano... La aparición del agente Deckard es el punto más alto de la película y donde empieza a caer porque todos, absolutamente todos estamos esperando ese momento y una vez ya ha ocurrido empiezas a plantearte cuantos de los 163 minutos que dura la película, habrán transcurrido ya.

Si habéis llegado hasta aquí, quizá podríais decir "pues para no quejarte..." La verdad es que no me quejo, "Blade Runner 2049" es digna sucesora, pero no supera a la original como he leído a algunos exaltados. El buen hacer de Villeneuve y del director de fotografía Roger Deakins (¡Esos planos de la nuca de Gosling con el mismo corte de pelo mojado que el de Ford!) crean un escenario elegante, deslumbrante, plagado de ambientes nebulosos anaranjados y frías escenas lluviosas. Una atmósfera más que propicia para que Villeneuve continúe con la estela reflexiva y filosófica sobre la naturaleza y la comunicación humana de "La llegada".
Otro de los elementos que favorecen la quietud meditabunda de la película es la banda sonora de Hans Zimmer, que eleva a otro nivel el sintentizador de Vangelis y con toques de brutalidad cacofónica que pondrán a prueba el sistema de sonido del cine.

Aplaudo "Blade Runner 2049" sin histrionismos porque sabe deshacerse sin agravios del pesado legado original pero con conseguidos y
constantes regresos a él. Es la Blade Runner de Scott pero no puede ser más Villeneuve. La volveré a ver en pantalla grande, sin duda.

martes, 10 de enero de 2017

"La Llegada", de Denis Villeneuve


Visionada el 9/1/2017, en el Cine Verdi Park de Barcelona.

Tengo una especial predilección por las lenguas, el vocabulario, la ortografía, la sintaxis… Mis amigos soportan las constantes correcciones sufridas porque también tengo cosas buenas, pero en este tema soy picajosa. Así que cuando supe del estreno de la película “La Llegada” no dudé un momento en ir a verla porque está protagonizada por una lingüista (Amy Adams) que es contratada por el ejército de los Estados Unidos para aprender a comunicarse con unos extraterrestres recién llegados a la Tierra y averiguar cuáles son sus intenciones.

Hasta ahí bien, pero qué sorpresa encontrarse con una película de ciencia ficción (otra de mis pasiones) que, más allá de interesarse por los extraterrestres como amenaza, se centra en la percepción del tiempo vivido y las relaciones que establecemos con nuestros semejantes. A medida que transcurría la película no paraban de llegarme a la cabeza ejemplos afines a ella, como “Contact” (protagonista femenina y académica, ¡oh milagro!), “Origen” (diferentes dimensiones temporales) y “El árbol de la vida” (la cadencia, los planos, la fotografía y el elemento filosófico).

El equilibro entre las convenciones clásicas de la ciencia ficción (suspense, tensión, un puntito de terror) y las hipótesis sobre el lenguaje y cómo éste condiciona la forma de relacionarnos, es delicioso. Me parece excepcional mezclar aliens que parecen pulpos y se comunican con chorros de tinta, con la relatividad lingüística y la hipótesis de Sapir-Whorf, ¡y que el resultado funcione!

La única pega que le pondría es que hacia el final de la película se hace más que evidente la moraleja dando importancia a una subtrama argumental (presente durante toda la película) en forma de tragedia familiar,  que enfatiza el mensaje de tolerancia entre los pueblos, blá, blá, blá. Para mí era absolutamente innecesario ya que se desprende por sí solo sin necesidad de que gane tanto terreno.
Aun así, me parece una película deliciosa.