lunes, 30 de julio de 2007

Fast Food Nation

La hamburguesa BigOne está arrasando en las ventas de productos de comida rápida. Sus responsables, la cadena de hamburgueserías Mickey's, están exhultantes, pero unos estudiantes pelín entrometidos han realizado unos análisis que demuestran que las hamburguesas tienen altos niveles de restos fecales. El máximo responsable de marketing de la empresa se ve obligado a viajar a la empaquetadora de carne de la empresa para ver qué es lo que está pasando.
A su vez conocemos también las andaduras de unos inmigrantes mejicanos que tras cruzar la frontera se ven absorbidos por los engranajes de la globalización al ponerse a trabajar en dicha empaquetadora por mucho más dinero del que ganaban en Méjico pero en régimen de casi esclavitud.
Y por último una joven adolescente se replantea toda su vida desde su trabajo de dependienta en una de las hamburgueserías Mickey's.

Este es el argumento inicial de la película Fast Food Nation, libre adaptación del best-seller homónimo de Eric Schlosser. Y digo libre porque así como el libro era una ensayo que denunciaba las prácticas de la industria del fast food, que aportaba nombres y apellidos y datos estadísticos de dichas prácticas, la película es un ejercicio cinematográfico que no llega a despegar y que resulta hasta pesadita con tanta moralina.

El hecho de tratar tantas historias (el responsable de marketing, los inmigrantes y la cajera) no ayuda, y es que como espectadora no llegué a empatizar mínimamente con ningún personaje. Sí hay que decir que el argumento inicial empieza con fuerza y despierta el interés, pero a medida que el largometraje avanza va perdiendo fuelle entre tópicos y moralejas. Para mí la gota que colma el vaso es el personaje de Ethan Hawke que, en mi modesta opinión, no tiene ninguna justificación dentro del argumento y que viene a ser el evangelizador de la cinta, culpando a todos y cada uno de los integrantes de la sociedad en el éxito de los negocios del fast food. Su sobrina, la cajera, impactada por el discurso decide dejar su trabajo en la hamburguesería, aunque necesita el dinero, y se une a un grupo de adolescentes concienciados que dan más risa que otra cosa.

Fast Food Nation como ya he dicho antes es una película irregular, el director pasa de una historia a otra y sin profundizar en ninguna de ellas, pero también tiene momentos buenos. Entre ellos los protagonizados por Catalina Sandina Moreno, una de las inmigrantes mejicanas que se ve obligada a trabajar en el matadero de la empaquetadora cuando su marido sufre un accidente laboral y la empresa se desentiende porque es ilegal. El final de la cinta es desgarrador a la vez que completamente desagradable y gratuito, parece hecho por fundamentalistas vegetarianos, para que no comamos carne nunca más.


Fast Food Nation. 2006. USA. Dir: Richard Linklater. Int: Greg Kinnear, Luis Guzmán, Ana Claudia Talancón, Catalina Sandino Moreno, Wilmer Valderrama, Juan Carlos Serrán, Armando Hernández.

1 comentario:

Cheto Cheta dijo...

Me han entrado ganas de comerme un McPollo!! Lo siento pero me encantan los McMenus, aún y sospechando que no deben llevar nada bueno!