lunes, 14 de abril de 2008

Es el turno de los cómics

Ya hace un tiempo que el mundo del cómic (¿y de la novela gráfica?) viene empujando fuerte y haciéndose un sitio en los mostradores de las librerías y de los medios de comunicación, incluso tenemos ya un premio nacional. ¿Será que leer cómics es "cool", "trendy" o como se llame ahora al concepto "guay"? Espero que no, porque normalmente todas estas tendencias luego caen en el olvido más cruel que existe, claro, el de las tendencias.

A mi entender, que es poco, me parece muy bueno que el cómic esté entrando de nuevo en la vida de los lectores, evolucionando desde los tebeos a otro tipo de cómic para un lector más adulto. Tengo que decir que mi experiencia lectora de cómics es prácticamente nula. Y digo prácticamente porque se ciñe sólo a los tebeos puros y duros de cuando era niña, y tampoco leí muchos: las tiras de El pequeño País que me encantaban, 13 rue del Percebe era de mis preferidos, Súper Humor y cómo no Rompetechos, el mejor.

Creo que en mi época leer cómics estaba restringido a los lectores infantiles, y creo que también a aquellos que no eran muy buenos lectores y se les daban los tebeos para que al menos leyeran algo. Esa equivocada creencia de que los cómics no son literatura me parece que aún no está erradicada ni mucho menos y, por experiencia propia he tenido que escuchar de algunos importantes teóricos de la LIJ en España que los cómics no son literatura, que no sirven para crear un hábito lector y que únicamente distraen como la tele sin tener que realizar ningún esfuerzo intelectual para alcanzar el entretenimiento. Yo creo que es un error y de los grandes. Aunque, ¿no creéis que no hay muchos cómics para niños actualmente? Un género que socialmente está visto para ellos, pero no reciben mucha atención...

Por eso mismo me estoy aplicando por saber más sobre ellos e infiltrarme en el mundo cómic. Esta semana empieza el Salón del Cómic de Barcelona y espero disfrutar mucho y comprar más (me llevaré poco dinero y un bolsito chiquitito, a ver si funciona mejor que en Montreuil...). Entre mis descubrimientos de novatilla:

Liniers (gracias Sfer)

Manu Larcenet (gracias loJaume)

y Aurelia Aurita (gracias especialización en cómic de la Biblioteca Can Fabra).

3 comentarios:

Tanakil dijo...

13 rue del Percebe, ¡impresionante! Lo leía cada vez que podía cuando era pequeña, era muy divertido. Algún Zipi Zape también cayó en mis manos y me compré un par de veces el TBO.
Luego me aficioné un poco a Cimoc y Creepy porque mis tíos tenían todas las revistas y cada vez que iba al pueblo, me ponía a leerlas. Más tarde, en el Mercat de Sant Antoni empecé a comprarme algunos números por mi cuenta, también para copiar ilustraciones y practicar hasta que me salieran mis propias creaciones. Y bueno, una serie que me gustó bastante fue la de Thorgal.
¡Buen salón!
Tanakil.

Pilar dijo...

Los conceptos de cómic actual y novela gráfica y... vieneron a mi de mano de mi hermano-no-tan-pequeño (aficionado al cómic americano) y a una amiga, alumna de cómic de la Joso... realmente son todo un mundo, con sus más y su menos. El cómic para niños creo que está mal tratado, más que nada qeu son los friki-papis que compran lo que les gusta a ellos y se lo dan (o no) a sus hijos (véase casos de Leonore) dejando para los niños algunos productos Mangas que realmente tiene calidad nula, argumento 0, etc.

sfer dijo...

Liniers también estará firmando el domingo, junto a Quino! Seguro que te lo vas a perder?

Muy cierto lo de los cómics infantiles. Por eso habrá que seguir esta iniciativa con detalle, a ver si sale adelante y si vale la pena.