jueves, 10 de abril de 2008

El Sr. Julivert

La primera vez que recuerdo haber visto al Sr. Julivert hacía poco que había empezado 1º de BUP en el instituto. Salía de casa por la mañana, cogía el metro, el tren número 111, en la estación de Navas, línia roja, y cambiaba en Catalunya a la linia verde, tren 314 si no había retrasos ni incidencias. Siempre se repetía la misma combinación. Bajaba en Fontana.

Aunque al pasar por Diagonal a veces te despertaba del letargo mañanero el canto del Sr. Julivert. Un hombre mayor, por su aspecto dirías que anciano, aunque alto, muy alto y delgado, bien vestido. Cantaba ópera en el andén de la estación, pero no cogía ningún tren. Sencillamente estaba allí de pie, cantando. Y cuando cantaba miraba al fondo, al vacío, como si delante suyo no hubiese otro andén. Yo le miraba y estoy segura de que él veía un gran foso lleno de público.

Un año después, al salir de clase, mi mejor amigo y yo nos pasábamos un buen rato hablando en el andén de Diagonal dejando pasar un tren, y otro, y otro, y otro. Y coincidimos muchas veces con el Sr. Julivert. Mi mejor amigo fue quien me explicó su historia. El Sr. Julivert trabajó en el Liceu, pero según su testimonio, otros empleados envidiaban su talento musical y le hacían la vida imposible. Acabaron consiguiendo su despido.

Han pasado los años, pero el Sr. Julivert nunca falta a su cita con el público del metro de la línea verde. Desde bien temprano por la mañana hasta bien entrado el atardecer puedes encontrártelo cantando, entre las estaciones de Vallcarca y Liceu, impertérrito a las miradas graciosillas. Hace unas semanas me acerqué para preguntarle si la historia que me habían contado era verdad y me dijo que sí. Le dije que me gustaría escribir sobre él en mi diario y si me dejaba hacerle una foto. Que me pidiera 10€ por la foto le quitó bastante romanticismo al momento, pero el Sr. Julivert sigue cautivándome igual.

5 comentarios:

bravecoast dijo...

eso te pasa por preguntar... tu llegas le haces la foto y te vas en paz, y si dice algo le respondes en frances y te toma por guiri dejando el asunto.
ese tio me hace recordar a otro que hacia ver que dirigia una orquestra, no se en que estacion, el Suso y yo le llamabamos "El de la batuta".

berta bocado dijo...

es deia així de veritat o és un nom artístic que tu li has posat?
ja t'explicaré per què?? JULIO VERDE.

Miguel dijo...

yo también lo he visto alguna vez!
me parece super interesante esta historia, lo que uno es capaz de hacer por lo que le gusta...
nos vemos esta noche!

Anónimo dijo...

I com es diu de segon cognom, enciam? je,je,je

iris dijo...

Berta, hasta donde yo sé ése es su nombre, pero quién sabe...