jueves, 6 de diciembre de 2007

Salon du livre et de la presse jeunesse (II)

A petición de Sfer, cuelgo las adquisiciones que hice en el salón de Montreuil. Por cierto, a los que os haga ilusión ir el año que viene, que sepáis que se celebrará del 26 de noviembre al 1 de diciembre, y no cometáis el acto de ingenuidad que hice yo, a saber, me llevé sólo una mochila donde guardé la ropa para no facturar y así moderarme con el gasto. ¡Pues no funcionó! Así que hay que llevarse una pequeña maletita para poder gastar tranquilamente.

Vamos allá con mi lista de éxitos de Montreuil:

A vos fourneaux!, de Adrienne Barman, editado por La joie de lire.

Adrienne Barman es ilustradora del periódico suizo Le Courier y en 2003 puso en marcha un juego de intercambio de recetas entre varios amigos aficionados a la cocina y la gastronomía. Ella, después se plantea el reto de ilustrar en una pequeña tira de cómic las recetas en cuestión que desde ese año se publican en el diario.

Le dessert, de Tom Tirabosco y Marie-Christophe Ruata, editado por la Joie de lire.

Mathieu está loco por los pasteles. Le encantan y no puede esperar a que lleguen los invitados a su fiesta de cumpleaños para probar el suyo, así que sale en busca del pastel. Se mete debajo de la mesa y siguiendo a un pescado azul llega hasta un mundo paralelo donde tendrá que enfrentarse a un gigante malvado que secuestra a los pasteles de los niños para comérselos. Mathieu reta al gigante para comprovar quién es capaz de comer más pasteles, pero tiene que ir rápido no sea que se pierda el pastel que le ha hecho su mamá.


Quand Becassine fait sa cuisine, de Cécile Beaucourt y Francis Waldman, editado por Gautier-Langereau.

Edición especial conmemorativa por los 100 años de la primera publicación del cómic del personaje bretón Becassine. Más de 40 recetas francesas y bretonas clásicas que a lo largo de las estaciones se nos presentan acompañadas por ilustraciones originales, y algunas inéditas, del personaje.

L'extraordinaire garçon qui devorait les livres, de Oliver Jeffers, editador por Kaleidoscope.

Este álbum surge de la frase tan manida que algunos padres repiten sobre sus hijos aficionados a la lectura, "mi niño no lee, devora los libros". Pues el protagonista de esta historia literalmente se los come, no se los lee. Y todo empieza por casualidad probando una letra, después una palabra, una frase, un párrafo... y acaba con cuatro, cinco, seis libros en la boca. Es un álbum muy ingenioso y sus ilustraciones son muy originales.

Maman jour et Papa nuit, de Eve Pisler y Philippe Grammaticopoulos, editado por Editions Thierry Magnier.

Este álbum me llamó la atención por el grafismo de sus ilustraciones, con formas muy geométricas y en colores básicos (el blanco y el negro) alternando con puntos de colores vivos haciendo que el universo gráfico del libro sea muy potente. Pero cuando empecé a hojearlo la historia también me atrapó. La conciliación familiar con la vida laboral es un tema de actualidad y este libro plantea la problemática de un matrimonio que viven prácticamente separados por su condición laboral, él panadero-pastelero y ella dependienta de la pastelería en cuestión. Él trabaja de noche y ella de día. Él duerme de día y ella de noche. El hijo que tienen en común quiere estar con sus dos padres a la vez e ingenia un plan para poder solucionar esa separación forzosa.

Pas de bol!, de Susie Morgenstern y Theresa Bronn, editado por Editions Thierry Magnier.

Este cuento empieza cuando dos hermanos se encuentran en la cocina para desayunar. En la mesa hay dos boles completamente idénticos para tomarse los cereales de la mañana. Pero los dos quieren el mismo bol. Se desencadena una guerra por conseguir el bol y deriva en lograr que el otro no pueda desayunar en ese bol. Una historia que habla de la rivalidad entre hermanos porque sí, una problemática muy común en la vida cotidiana de los niños. La ilustración se compone por la combinación de ilustración y fotografía.

Bleu nuit, de Anita Siegfried y Hannes Binder, editado por La joie de lire.

Daniel está solo en casa. Su madre se ha ido al cine y encima una tormenta se acerca de forma peligrosa. La oscuridad se apodera de su casa. Intenta dormir, pero el miedo le invade. Para tranquilizarse recuerda el trozo de El principito que le ha leído su madre antes de irse y parece que le relaja, pero un ruido ensordecedor le asusta. Un avión de hélices acaba de aterrizar sobre su cama y el piloto le hace señas para que suba a bordo... Un álbum misterioso en el que sus ilustraciones transmiten al 100% los miedos a la soledad y a la oscuridad.

Léon, l'étron, de Killofer, editado por Editions Thierry Magnier.

Este libro es tan divertido que casi no puedo escribir sobre él sin doblarme de la risa..., va, lo intento. Léon está deprimido por su vida insípida y aburrida. Sólo tiene éxito con las moscas y no saber bien cuál es la razón. ¿Por qué será?

La petite soeur carnivore: ou la maladie du mouton fou, de Taï-Marc Le Thanh y de Rébecca Dautremer, editado por Gautier-Langereau.

Cuarto tomo de la colección de Séraphin Mouton creada por Dautremer y Le Thanh. En este caso, la hermanita pequeña de Séraphin sólo come carne. Ya desde recién nacida rechaza la leche del biberón y pide un buen trozo de solomillo poco hecho. Un día, los papás de los hermanos marchan a hacer un encargo, y cuando Séraphin quiere dar de comer a su hermana se encuentra que se ha acabado la carne. Viendo que ella le mira de una forma muy rara ingenia un plan para conseguir que coma alguna otra cosa, no sea que le hinque el diente a él...

Y cuando me paseaba por el salón con la Laia y la Gloria nos damos cuenta de una gran cola que se ha formado un stand. "Alguien muy famoso tiene que estar aquí". Y al acercarnos a chafardear, ¡nos encontramos con Le Thanh y Dautremer firmando álbumes! Me dispuse a hacer cola para que me firmasen el libro y casi 50 minutos después lo consigo..., con los pies reventados, eso sí.

3 comentarios:

oriol dijo...

El millor amb diferència és "Léon, l'étron".

sfer dijo...

Solo a un grado de separación de Dautremer!! :-))))))

Berta Bocado dijo...

Dono fe que la iris només portava una motxileta pensant que així no compraria llibres.
també dono fe que va fer una hora de cua estoicament per tenir la dedicatòria de la Dautremer.
també em pregunto què hauria passat si hagués estat més dies a la fira!!! va acabar amb tots els llibres de menjar.