miércoles, 7 de febrero de 2007

Rosa de Jericó

"3 rosa de Jericó Planta herbàcia anual de la família de les crucíferes (Anastatica hierochumtica), de fulles ovals i dentades, flors blanques en raïms petits i fruits en silícula."

Extret del Gran Diccionari de la Llengua Catalana.

La Rosa de Jericó (Rosa Hiericontea) es una planta que crece en los desiertos de Arabia y en las inmediaciones del mar Rojo. Desde tiempos remotos se utilizaba como elemento adivinador del clima, ya que al ser un vegetal higrómetro, el sabio o chamán, pronosticaba con acierto la predicción del tiempo. En tiempo seco la planta permanece completamente cerrada; en tiempo húmedo, se abre con lentitud; si amenaza lluvia, se abre de manera muy vistosa y con más o menos rapidez según sea la proximidad de descarga de las nubes.
Es una planta con raices muy pequeñas por lo que es fácil que el propio viento la levante y la arrastre grandes distancias a través del desierto.
Según la tradición, esta planta tiene la gran propiedad de transformar las energías negativas en energías positivas.

Extret de la Wikipedia.

El sábado me desplacé hasta Gavà para ir a uno de los santuarios para los especialistas en jardines y plantas, el Garden Bordas. Allí, a parte de contemplar cantidades ingentes de plantas diversas, también pude ver árboles de todo tipo, plantas parasitarias que cuelgan de las ramas de algunos de éstos, olivos enormes, palmeras gigantescas, bonsais que eran tan viejos como yo... pero de toda la flora selvática que corría por allí, la planta que más atrajo mi curiosidad fue la rosa de Jericó.
Un arbustito muy pequeño, una bola seca, como aquellas de paja que corren por los pueblos abandonados de las pelis del oeste. Primero pensé que era el típico objeto de decoración para habitaciones llenas de mimbre, pero al acercarme vi que tenía instrucciones como las otras plantas (cómo regar, cuánta luz... ya sabéis).
Se ve que si la pones en un plato o bol con agua y se la cambias cuando ésta esté sucia, la planta se abre completamente y reverdece. Me interesó tanto que cogí una, por cierto, la más barata de todas las plantas que me llevé a casa, sólo 1,50€.
Al llegar a mi apartamento la puse en un bol con agua y no le hice mucho caso, ya que pensé que tardaría un par de días en empezar a abrirse. Cuán grande fue mi sorpresa al alzar la vista a las dos horas y contemplar cómo se abría y estiraba "los brazos". Se podía ver. Me entró un pequeño escalofrío y me hizo recordar la escena de la peli El laberinto del fauno cuando la niña pone la raíz de mandrágora en un cuenco con leche y la planta se mueve, como desperezándose. Pues la rosa de Jericó hizo lo mismo.
Desde el sábado se ha estirado bastante y empieza a tener algunos brotes verdes. Espero que complete su ciclo para poder sacarla del agua, que se vuelva a encoger y a los dos meses poder volver a hidratarla.
Creo que es una metáfora muy plástica de cómo se pueden llegar a superar las adversidades. Ojalá aprenda mucho a su lado...

4 comentarios:

Anaïs dijo...

HOLA! Pues no sabía yo que existiese esta planta aunque parece interesante, lo malo es que por lo que dices y he creido entender durante unos meses se queda cerrada y hecha una bola? No sé es que yo en plan decorativo prefiero poner plantas que estén abiertas todo el año pero molaria ponerla en la ventana y ver si realmente puedes predecir el tiempo gracias a sus cambios.
Ya nos contarás. Saludos!

bravecoast dijo...

en la foto, mas que una planta, parece un plato de espinacas :DDDD
no me gusta mucho la verdad jaja

Anónimo dijo...

Hola,

Yo estoy bastente interesada en esta planta ¿dónde la compraste por ese precio? No hago nada más que mirar por internet y todas las que veo son muy caras.

Gracias!

Iris dijo...

pues la compré en el garden bordas en gavá