domingo, 30 de noviembre de 2008

True Blood

Cualquier día de estos en los informativos nos contarán que los japoneses han inventado la sangre sintética, con parecido sabor, mismo color, textura y mismas propiedades que la biológica. Y ese invento expondrá a la luz a los vampiros, hasta entonces seres míticos, pero no reales. Ahora que los japoneses han inventado esta sangre sintética ya no tienen necesidad de seguir alimentándose de los humanos, por lo tanto ¿por qué no iban a poder reintegrarse en la sociedad? Quieren pagar impuestos, poder solicitar una hipoteca, irse de bares, regentar negocios..., pero quién nos asegura a los humanos que no nos vayan a querer morder...

El debate está bien candente en la sociedad que retrata Alan Ball en True Blood, su nueva serie después de A dos metros bajo tierra (que debo confesar que no he visto), cuya protagonista Sookie Stackhouse una joven rubita y virginal se enamora de Bill, un vampiro que desea integrarse y que acaba de recuperar las propiedades de su familia en el pueblo de ambos, Bon Temps en Louisiana. Por supuesto los habitantes de pueblo en cuestión se ven divididos entre progres que defienden la integración de la minoría chupasangre y los conservadores que los tienen por adoradores de Satán, que pervierten a los jóvenes con sus deseadas artes amatorias.

Los asesinatos de chicas del pueblo que han tenido relaciones con vampiros ponen en el punto de mira a Bill como sospechoso y se verá tentado a regresar con sus compañeros los vampiros que no desean integrarse y que no disfrutan nada de la sangre sintética embotellada, y prefieren cazar a la antigua usanza.

Lo que más me ha gustado de True Blood, a parte de la cuidada estética de la serie, es el ambiente extraño, surrealista, freakie y supersticioso del escenario. Un pueblo de la América profunda donde el alcoholismo es tratado con un exorcismo se ve de lo más normal del mundo, sus habitantes son raros, raros, raros, pero encanta verlos por la tele, vaya, una suigéneris vampírica de la tarta de cerezas de Twin Peaks, y que los académicos no me muerdan por favor, a no ser que sean vampiros...

Otro punto a favor de la serie son sus títulos de crédito, una sucesión de imágenes del profundo sur, supersticioso, exagerado, folkórico, sucio, sexual... acompañadas de la canción Bad Things interpretada por el cantante country Jace Everett.



Ay, I wanna do bad things with you...

Para todos los que tengáis Canal + ¡felicidades! el jueves día 4 se estrena en España y si no siempre os quedan las descargas, por ejemplo aquí, y los subtítulos aquí. Vedla, que os encantará.

6 comentarios:

Cristina dijo...

Es imposible seguir tu ritmo de series :P

bravecoast dijo...

si es rara si. ultimamente estoy pillando mania a los vampiros. son todos muy majos, muy bonitos y romanticos. me gustaria un vampiro antigotico...

Iris dijo...

Jo, Cristina, con tanto tiempo de baja o leo o veo la tele, y también tejo, pero nada más.

Cristina dijo...

Ufff, entonces no me extraña que te cunda tanto. Paciencia :) ¿Cuánto te queda?

roberta dijo...

Me parece que ya me voy a enganchar a otra serie... ¡¡os odio!! ;-)

La gata curiosa dijo...

Hola de nuevo:

Como te había prometido antes
(véase http://piesraros.blogspot.com/2007/11/crtica-literaria.html ), por fin escribí el comentario sobre "True Blood", aunque el mío va un poquito más de literatura, que me parece que es algo que también tenemos en común.

Aquí te dejo el enlace directo:

http://lacomunidad.elpais.com/la-gata-curiosa/2008/12/26/true-blood-legitimos-herederos-anne-rice

A ver si algún día te animas también a visitarnos o a dejar algún comentario en nuestro blog. Yo es que a veces no miro estas cosas todos los días, pero sí lo suficiente para enterarme tarde o temprano si alguien deja algún comentario o hace alguna visita.

La verdad es que este año no he sido muy "fiel" a mi blog, pero prometo (esas promesas del Año Nuevo ;-D ) mejorar el próximo año.

Feliz Nochevieja