miércoles, 3 de diciembre de 2008

Las aventuras de Max y su ojo submarino

Si te rascas el ojo, vigila que se te podría escapar...

A Max le dolían los ojos
de tanto smog y aire insano
se tallaba las pupilas
como quien busca un gusano.

Por error su dedo extrajo
de golpe el ojo derecho,
no le dolió ni hubo sangre
peró gritó: “ ¡ Oh, que he hecho! “

El ojo rodó en el suelo
como una canica extraña
y fue a parar a la esquina
donde espantó a una araña.

El ganador del Premio Hispanomericano de Poesía para niños de 2006 es este libro de Luigi Amara que narra las vivencias del ojo de Max que por culpa de un picor y al hurgárselo el protagonista, salta de su cuenca y se va a vivir aventuras. Y así se va a bucear a la pecera, descubre motas de polvo debajo de los muebles, los extraños familiares de Max...

Los poemas son divertidos, irónicos, lejos de las temáticas tiernas y pastelosas de los libros de poesía para niños al uso y las ilustraciones en blanco y negro le acaban de aportar el puntito Edward Gorey que hacen al libro irresistible, lo único malo es lo difícil que es encontrarlo en las librerías...

3 comentarios:

Rodo dijo...

Fabuloso, una idea bastante original !! Lástima que seguramente no lo podré leer nunca =(

Saludos!!

ddaannyyx dijo...

Por acá uno con la misma idea, es de Edgar Omar Avilés, pero este fue colocado en Ficticia varios años antes, el 6 de octubre de 2001 (chequen en la esquina inferior derecha)

http://www.ficticia.com/cuentos/elojo.html

Saludos!

Anónimo dijo...

En realidad, creo que son muy diferentes. El primero, es dirigido al mercado infantil; el segundo está lejos del género. La narrativa de uno y la poesía del otro, sumado con los temas que se tratan, hacen que uno sea encantador y el otro, bastante aburrido. Dudo que haya sido inspiración para Luigi Amara.