miércoles, 19 de septiembre de 2007

Supermodelo, ¿de qué?

Después del gran resultado de audiencia que obtuvo el año pasado, esta temporada ha vuelto Supermodelo 2007. Un programa reality que empezó como un concurso de modelos y que ha involucionado para incorporar todos los trucos sucios de la telerealidad: castings humillantes, gritos, peleas, jurados polémicos, profesores sobradillos..., pero lo peor del caso es que la mayoría de las participantes son menores de edad.

Y yo me pregunto: estas niñas, ¿no tienen padres? y si los tienen, ¿no les importa que obliguen a su niña a morrearse con un modelo sólo para demostrar que es sexy?, ¿no les importa que la directora del "centro de formación" les insulte, poco menos, o que el "profesor de pasarela" les grite haciéndolas llorar? El año pasado aún veíamos algunos aspectos "técnicos" de la profesión de modelo, pero este año ya no disimulan, carne por la carne: que te tiro de los pelos, abusos psicológicos hacia otra compañera, lloros y más lloros. Eso es lo que se ve.

No entiendo ¿por qué el Instituto de la Mujer retira un anuncio de Dolce & Gabanna y no se hace nada por estas niñas? ¿Por qué se pesa a las modelos en Cibeles si luego invitan a una ESCUÁLIDA Laura Sánchez (con lo guapa que era esta chica)? ¿Por qué nadie hace nada por parar esta maquinaria de la mujer sólo puede ser bella de esta forma? ¿Sería igual el programa si fuesen hombres supermodelos?

No dudo que ser supermodelo debe ser muy estresante y exigente, pero este programa parece más una preparación para enfrentarse a los ejecutivos, guardias de seguridad, diseñadores y otros integrantes sin piedad de ese mundo que abusan y se aprovechan de ellas. Digo yo que las preparan para apechugar con todo eso en soledad. Porque si sus padres permiten que las vejen de esa manera por conseguir la fama, ¿qué no harán porque desfilen en Milán?

Pena me dan estas niñas que no han salido de su casa, no saben hablar su propia lengua y ni siquiera saben dónde está Santander, pero lo harían todo por conseguir los dichosos zapatos rojos de tacón. Ahí va lo que haría yo: explicarles el cuento de las zapatillas rojas y luego convencerlas para que atizaran a la gente del programa con el tacón rojo mientras les digo, ME LOS HE GANADO.

1 comentario:

Patito & Ratón dijo...

olé.

solo he visto el programa por los zappings en los que se permiten carcajearse de las crías... no solo es que hayan menores de edad, es que las vejen, insulten, las miren con superioridad supuestos profesionales...

lo que me plantea la siguiente cuestión, en esta sociedad, hasta los 13 eres un ser estúpido llamado niño al que se debe proteger (perfecto),luego eres un adolescente difícil al que se debe compadecer, y a los 18 eres una criatura de la que te puedes aprovechar.

no entiendo nada,

cuack