sábado, 22 de septiembre de 2007

Pigtopia

Holly es una adolescente marcada por sus carencias. Su cuerpo no se ha desarrollado, es la única chica de la clase que aún no tiene la menstruación y no tiene con quien hablar y relacionarse porque no está interesada en los chicos, ni en la ropa, ni en el maquillaje. Vive junto a su madre, marcada por el abandono de su padre y cuidando de sus plantas, sus amigas más queridas.

Jack Plum tiene unos treinta años, no ha ido nunca al colegio, no tiene amigos ni conocidos, ya que es el monstruo del pueblo. Vive con su madre, inválida, alcohólica y enferma, que le maltrata físicamente y que le ha hecho creer que es retrasado y el causante de la marcha de su padre. Ha construido un pequeño refugio para él y sus amigos, sus cerditos, que les mantiene protegidos de la ira y la maldad del mundo exterior.
Su encuentro y posterior amistad desencadenará cambios en su vida que les marcarán para siempre, así como a la sociedad en la que viven.

La autora ha escrito una novela iniciática que es una fábula sobre la integración y los prejuicios. Así encontramos que Jack es el personaje desplazado por su fealdad, representa al Monstruo; su madre sería la Bruja; la amiga guapa, vengativa y popular de Holly sería una especie de hermanastra y la propia Holly la heroína incomprendida. Y aunque la voz narrativa de la autora es claramente moral, como en las fábulas, huye del maniqueísmo a la hora de describir a sus personajes. Las acciones que estos emprenden tienen consecuencias y estos reflexionan sobre la maldad, la ira, el odio y el perdón.

Con claros guiños a Rebelión en la granja, Kitty Fitzgerald ha construído un mundo utópico, un mundo ideal sobre la marginación como vía para obtener el poder y sobre la integración como vía para obtener la felicidad, que se lee del tirón por la agilidad con que está contado.

FITZGERALD, Kitty. Pigtopia. Barcelona: Mondadori, 2006. 233 p. ISBN 84-397-0165-9.

1 comentario:

oriol dijo...

Tinc moltes ganes de començar a llegir-lo.