lunes, 26 de noviembre de 2007

Tragar o no

Parafraseando el artículo de Maruja Torres, hay cosas que nunca cambian. Siempre hay alguien que es más fuerte y alguien que es más débil. Siempre hay alguien que es más listo y alguien que es más tonto. Siempre hay alguien que pisa a los demás y siempre hay alguien al que pisan. Alquien que machaca y otro que resiste.

Como buena pánfila, soy la débil, tonta, a la que pisan y la que no ha resistido. Y es que lo importante para mí en el trabajo es hacer tu trabajo. Las intrigas no van conmigo. No tengo práctica en ese campo. Estoy muy verde y cuando te ves envuelta en una de esas sin experiencia tienes muchas probabilidades de salir escaldada. Y así me he quedado yo, escaldada y en casa sin trabajo.

Los dos últimos meses han sido duros. La paciencia tiene un límite. Cualquier persona puede soportar un máximo de humillaciones. Un poquito de dignidad, también. Espero que de este golpe pueda aprender qué hacer cuando alguien te injuria ante tu jefe, sin tu saberlo. Qué hacer cuando no se valora tu trabajo más como una simple vigilancia de niños que hablan (ay, pobres bibliotecarios...), como dependienta de familias potentadas que compran libros de texto...

Me queda el consuelo pensar que la mayoría de mis compañeros de trabajo (todos excepto los jefes) me han apoyado. Sus e-mails me han hecho llorar. Sé que me respetan y que echarán de menos a su bibliotecaria y sus pasteles (qué bandidos, ja, ja)

Me gustaría decir que no tragué. Que me rebelé y me fui, pero no. Tragué, aguanté. Para que nos vamos a engañar. Cobraba mi buen sueldo, que me permitía escribir, leer, vivir... Estaba buscando otras salidas profesionales, pero respaldada por la nómina. Pero no. He tragado. Y ahora no tengo trabajo. ¿De qué me ha servido tragar? Es algo en lo que tengo que pensar. Quizá me sirva para replantearme mi vida laboral. Ha estado bien trabajar como bibliotecaria escolar, y ojalá pudiera seguir haciéndolo, pero sin una escuela como en la que estaba (privadísima) lo veo difícil. Las públicas te cuidan, pero no pueden pagarte, y una tiene que vivir. Alguien me ha dicho que mientras no encuentre trabajo, puedo apuntarme a un curso de muñecas vudú. Quizás cuando acabe el de ganchillo...

8 comentarios:

bravecoast dijo...

me has dejado de piedra :|
no me he enterado de nada, no se que ha pasado. perdoname porque tal vez no me he preocupado en saber de ti pero, es que no me imaginaba...
de tragar o no tragar no se, yo creo que habria hecho lo mismo por cobrar mientras buscaba otro trabajo porque asi estan las cosas y la vida. pues jodido sera encontrar algo que te haga ganar ese dinero, pero sinceramente por mucho dinero que te dieran si estaban asi las cosas, no vale la pena estar mucho tiemo (pienso).
cuenta con mi apoyo fadeta. esta visto que no podemos tener una puta estabilidad, estamos malditos.
cuando he visto el muñeco me ha sido imposible no pensar en Lilo y Stech "mis amigas se han portado mal conmigo" mwhahaha

Cheto Cheta dijo...

Ánimos y ya sabes que nos tienes!

Suso dijo...

Malauradament el mon es així d’injust i cabró, a vegades fa la sensació que la gent honesta, treballadora i eficient rep com a premi la ingratitud junt amb una punyalada per l’esquena. No et desanimis i si necessites res,no dubtis en trucar-me, recorda que tens un germanet gran, feliçment instal•lat (per fi) a Nou Barris. Una abraçada ben gran i molts ànims.

Berta Bocado dijo...

com que ets molt espavilada, a mi se m'acudeixen mil oficis que podries fer molt bé, a part de bibliotecària escolar: venta per catàleg de Fredericks fets a casa,
cuinera,
fotografa
cuidadora de gats,
dissenyadora de "peúcos" per bebès,
professora de com fer un bloc,
etc. etc
una abraçada i ànims

esther dijo...

Ja saps què penso sobre aquest tema, no val la pena repetir-ho un altre cop. Però sí que ho val dir-te que no t'angoixis, que tot passa i que en unes setmanes ja hauràs trobat feina altre cop.
Sinó, sempre podem muntar el duet cuentil i posar-nos al metro a demanar. Per cert, bona idea això del curset de vudú i la foto és molt rebeladora del què t'han fet, una imatge val més que mil paraules.

sfer dijo...

Ellos se lo pierden. Ya se arrepentirán, ya, no te preocupes... y no precisamente por el vudú, sino de ver que han dejado marcharse a una persona que realmente vale. ¿A quién van a encontrar mejor que tú? Pff... payasos... Ahí se pudran con sus dineros y sus niños ricos.

Muchos ánimos. Para cualquier cosa, ya sabes :-)

oriol dijo...

Maruja Torres se olvidó de decir que siempre hay alguien más honesto y confiado, pero que aún así sabe y puede resistir a todos aquellos que no entienden lo que significa la dignidad (les has dado una lección y eso les duele).

De tota la resta ja em parlat. En tot moment vas fer el correcte i això és el més important, la resta no depèn de tu.

tito Juan dijo...

No sé que añadir como apoyo... aun me cuesta creer que hayan prescindido de ti.
Veo que la precariedad laboral en el mundo bibliotecario y documentalista sigue a la orden del día; y da igual el lugar que sea.
Pero en cierta forma estoy tranquilo por ti, ya que te encuentras rodeada de muchas personas que te quieren y apoyan. Sólo espero que esta realidad no te haga perder tu bondad y ese ápice de inocencia infantil que aun conservas y, que tan estupenda te hace ser. No te vuelvas desconfiada ni huraña. Bastante somos así.

Besos y un fuerte abrazo. Recuerdos al buen Oriol.