martes, 26 de julio de 2011

Los enamoramientos, de Javier Marías

He acabado mi primer Javier Marías (no confundiros) y he sobrevivido. Muchos me dijeron que era difícil, trabajoso de digerir, que no podría leerlo en el metro, prácticamente que pasaría penalidades por alcanzar la cumbre de su lectura.
Bien, en algunas cosas sí tenían razón, Javier Marías (de mi única lectura y de las opiniones de los muy leídos) es un escritor-artesano al que no se le puede hincar el diente de cualquier manera. Igual que no te puedes poner a escalar un señor pico al tuntún, debes cargar con utensilios y experiencia adecuada. Esto de la lectura es lo mismo. Algunos lo llaman itinerario lector, otros bagaje. Escojan el término que les guste más, pero la literatura de Marías no se digiere adecuadamente sin haber activado previamente los jugos gástrico-lectores.

Decía escritor-artesano porque la construcción de las frases, (con más subordinadas, puntos y coma y menos punto seguidos que he visto yo en mi vida) de los párrafos, de la elección del vocabulario, de los diálogos... está tan bien trabajada que sólo un orfebre del lenguaje podría hacer funcionar tan complicado engranaje. Lógicamente, intentar descifrar el código literario (con sus hipotextos shakespirianos, cervantinos, entre otros), no perder el hilo argumental entre líneas y líneas de reflexiones sobre los sentimientos, la banalidad, el azar, la indiferencia, la impunidad... es árdua tarea si lo intentas en un vagón de metro lleno a rebosar, donde todo el mundo vocea sus conversaciones de norte a sur y vuelta a empezar. Pero con un buen aislante musical en forma de auriculares y mucha voluntad, se puede conseguir.

Todavía no he mencionado nada al respecto del argumento de la novela porque en sí mismo nace de una anécdota tan banal como la observación de la misma escena día tras día protagonizada por los mismos personajes. La sucesión infinita de esa escena hace que la protagonista se imagine la vida y milagros de "sus" personajes (cuántos de nosotros no coincidimos con las mismas personas a la hora de ir a trabajar y las incluimos en nuestra rutina diaria) hasta que la escena se interrumpe y la protagonista pasa a formar parte de la historia que surge de ese abrupto tijeretazo. Como he mencionado antes, la historia se trenza con reflexiones críticas sobre el estado de enamoramiento y todo aquello que conlleva; ya saben, el muy trillado dicho "en el amor y en la guerra, todo vale", pero creo que el autor lo amplía al conjunto de los aspectos de la vida humana.

Los enamoramientos me ha proporcionado jornadas de disfrute literario máximo y ha sido un bálsamo lector recuperar una obra que no te permite saltar de un diálogo a otro para avanzar en la historia y concluir cuanto antes. Como cualquier buen plato, hay que degustar cada punto y coma, cada subordinada. ¡Qué delicia!


MARÍAS, Javier. Los enamoramientos. Madrid: Alfaguara, 2011. ISBN 9788420407135.

10 comentarios:

Delsur dijo...

Llevo muchos años leyendo a Javier Marías. Tengo toda su obra y, en efecto, no es nada fácil leer a este escritor, pero cuando lo consigues - leerlo entendiéndo lo que dice-, sientes la enorme satisfacción de haber logrado una lectura sublime. Leyendo sus novelas, al menos a mí, me ha resultado más fácil marcar lo que no estaba destinado a serlo, que aquello que me atraía especialmente.
Alguna de sus obras; -por ejemplo "Mañana en la batalla piensa en mí", la he leído tres veces,distanciadas en el tiempo, para evitar que mi estado de ánimo de esos días influyera demasiado en mi percepción y las tres veces, las tres, me ha parecido una novela impresionante.Sus constantes digresiones, sus paradas enterminables que parecen no tener fin, esa forma de detenr el tiempo......En fin, un escritor como no hay otro. Será premio Nobel. Al tiempo, que ojalá no tarde mucho.....
Saludos desde Granada.
Delsur.-

Iris dijo...

Delsur,
Muchas gracias por tu comentario tan sincero, por expresar tu experiencia como lector de Javier Marías. Con mi única lectura de Los enamoramientos me he quedado fascinada y prendada de este escritor y pienso hacerme con más de sus obras. Ojalá sea Nobel más pronto que tarde...
Gracias por compartir. :)

Delsur.- dijo...

De nada, Iris. Encantado de haber aportado un poco de mi experiencia con este escritor. Ahora acabo de leer ( por primera vez ), "El hombre sentimental". No te la pierdas. Es, como no podía ser de otra forma, una vez más ese escritor fantástico del que te cuesta tanto levantar la vista, cuando estás leyendo algo suyo.
Gracias a ti.
Delsur.
Granada.-

bajoqueta dijo...

Cuesta pero me gusta entrar en su mundo y manera de escribir así que me lo apunto :)

Iris dijo...

Delsur, tomo buena nota de tu aportación y sugerencia. Ya te contaré.

bajoqueta, lo mejor de la lectura, aunque a algunos no se lo parezca, es que requiere un esfuerzo.

Aramys dijo...

Me encanta Marías, he leído la trilogía de Tu rostro mañana, Mañana en la batalla piensa en mi y Corazon tan blanco y este lo tengo pendiente en casa a que pase el verano, que yo lo prefiero leer con frío...
Marías es exigente, pero cuando te acostumbras a leerlo y a disfrutarlo es mas fácil llegar a el, es un genio! :)
Fantástica entrada y un blog genial, me quedo por aqui, nos leemos ;)
Aramys

Ruz dijo...

solo decir que empecé el libro y me pareció un poco pesado con tanta descripción de lo sentimientos- que hasta me perdida el mensaje de la frase- pero me ha enganchado y lo voy a volver a leer nada más terminar la última página. He tomado nota de vuestras sugerencias y seguiré leyendo a Marias. Si tenéis alguna suggerencia más hacedmelo llegar.
Gracias

Iris dijo...

Aramys,
Completamente de acuerdo contigo, Marías es exigente, pero vale la pena. Creo que muchas de las propuestas actuales de lectura no requieren ese esfuerzo extra y por eso nos cuesta tanto cuando tropezamos con escritorazos como Marías.
Lo mismo, digo, gracias y ¡nos leemos!

Ruz,
es lógico que empezaras y se te hiciera pesado porque el peso de las descripciones y las subordinadas encadenadas es grande, pero vale la pena.
Un saludo!

Pinganilla Tris dijo...

Pues yo me he leído el "todo Marías" y la verdad es que esta última obra me parece un pestiño. No por el estilo del autor, al que estoy acostumbrada, sino porque ni el personaje narrador ni su ocasional pareja, ni siquiera el matrimonio del que nos hablan me parecen creíbles o reales. No me siento identificada con NADA de lo que dicen en ningún momento. Creo que Marías envejece mal como autor. Parece que se hunde en la espiral del maelstrom junto con sus eternas luisas, niño y niña, apellidos compuestos, enumeración innecesaria de adjetivos encadenados con conjunciones... ya resulta cansino, la verdad. Nada como sus primeras obras: por ejemplo, prueben la "Travesía del horizonte", a ver qué les parece.

Iris dijo...

Pinganilla Tris,
Quizá al tener más bagaje Marías puedes valorar su obra en conjunto y ésta no te ha parecido tan arrecha. A mí me ha gustado mucho pero claro, ha sido la primera.
Me apunto tu recomendación y a ver qué tal... :)