miércoles, 8 de junio de 2011

Diario de un ama de casa desquiciada, de Sue Kaufman

Tina Balser es un ama de casa que ha iniciado una caída libre hacia la locura: sufre hiperhidrosis, tics faciales y su lista de fobias es interminable. Pero ni ella misma ni su entorno entienden por qué está padeciendo ese estado, ya que tiene lo que cualquier mujer "podría desear": un buen piso en un mejor barrio de Nueva York, un marido que trabaja en un gran bufete de abogados, dos hijas de catálogo y una inmejorable posición social.
Sus días pasan entre encargos del hogar, la organización de las actividades escolares de sus hijas y por supuesto, glamurosas fiestas para complacer los aires de grandeza de su marido y amigos. El único refugio lo encuentra en la redacción de su diario o lo que ella llama "informes", que por cierto me parece una definición mucho más exacta que diarios, ¿no creéis?

La tensión dramática del argumento recae en el personaje protagonista de Tina y a medida que pasan las páginas y transcurre la historia, el lector puede percibir perfectamente en carne propia cómo los demás personajes, pero también su situación en la sociedad, van tensando y tensando la cuerda hasta que ya casi no puedes respirar.
Esa angustia es lo que aleja a la obra de Sue Kaffman de los simples dietarios femeninos autoindulgentes que prácticamente parodian la figura de las súper mujeres y la califica como novela en mayúsculas. La construcción del personaje femenino es otro elemento a destacar, la narradora le ha atorgado una fuerza arrolladora y quizá eso desdibuje un pelín el perfil psicológico del resto de secundarios, aunque con tal protagonista tampoco los necesitamos mucho más.

Diario de un ama de casa desquiciada está considerada como una de las obras fundacionales de la conciencia literaria femenina en Estados Unidos a mediados del siglo pasado. No lo dudo, pero lamento que a día de hoy no haya perdido vigencia. Y para acabar, os quiero recomendar una interesante entrada del blog de Biblioteques de Barcelona sobre un libro que bautizó ese sentimiento de alienación femenina que sufrían las mujeres en los años 50-60, ese malestar que no tiene nombre...

"Sólo quedaba la soledad, una soledad tan profunda y sobrecogedora que de pronto entendí por qué los perros echan la cabeza hacia atrás y aúllan cuando se los deja solos". De Diario de un ama de casa desquiciada, por Sue Kaufman y editado por Libros del Asteroide.


4 comentarios:

Martina dijo...

Me lo leí de un tirón. Aparte de todo lo que has escrito, a mí me pareció que era muy divertido, y efectivamente, muy actual.

Samedimanche dijo...

Desde que lo vi que le eché el ojo...en la lista de futuras lecturas lleva ya un tiempo. A ver si con las vacaciones...

bravecoast dijo...

jajaj ostras fadeta, te imaginas que tu fueras una mujer asi? xDDD igual en un universo alternativo...
ese prototipo de esposa perfecta me da miedo, y mucho mas me dio con aquel reportaje sobre la moda que se impuso en EE.UU. hace poco.
parece un libro muy interesante, a tener en cuenta!

Iris dijo...

Martina, tienes toda la razón, el elemento humorístico es evidente, aunque a mí se me mezcló tanto con la angustia que es la sensación que me caló más.

Samedimanche, ya verás, te encantará... ;)

Bravecoast, nunca sabe en lo que se convertirá uno...