martes, 31 de mayo de 2011

Indignados


Hace una semana me pasé por la Plaça de Catalunya y anduve por allí un buen rato, he leído en diferentes medios sobre el tema, he hablado con personas que estaban a favor, en contra, de las que están de vuelta de todo, pero aún no he sacado el agua clara. No sé muy bien qué pensar.
En general soy más de las acciones directas para resolver o cambiar pequeñas situaciones, cambiar el sistema lo veo un poco utópico... quizá sea mi pesimismo innato o mi cinismo adquirido los que me llevan a pensar que será nuestra plaza, pero los poderosos seguirán controlándonos desde las alturas, como en la última foto hice...

3 comentarios:

Miquel dijo...

El sistema es tan poderoso que a los que están en contra sin ser perrosflautas...les llaman antisistema. Salut

littleEmily dijo...

Cambiar el sistema lo veo prácticamente imposible... quizá son tantos libros lo que me han vuelto tan ¿realista?

Besos

Iris dijo...

Quizá los poderosos quieran que seamos realistas y deberíamos soñar un poco más, pero también luchar por esos sueños, ¿no?
No sé, los jóvenes de antes quizá lo tenían más claro, pero también es verdad que los de la gauche divine eran más bien terribles intereconómicos de ahora, o quizá no.
Yo qué sé... Quizá nuestras acciones también podrían interpretarse como votos según lo que hagamos y las causas que apoyemos...