lunes, 26 de julio de 2010

No a los cuadernos de verano soporíferos y aburridos

En mi casa siempre nos compraban los cuadernillos de ejercicios de la cancioncilla repelente, aunque hubiéramos aprobado todas las asignaturas y con buena nota. Y es que es adecuado que los niños no se pasen dos meses enteritos sin hacer nada, pero hombre habrá mejores alternativas. Quizá lo ideal sería intercalar ejercicios escolares con otras actividades que potencien la creatividad, la imaginación y el sentido estético de los niños, que vamos un pelín escasos en la materia...

Una propuesta perfecta sería el Manual de recreo de Bruno Gibert que acaba de publicar Thule. Es un cuaderno relleno de multitud de opciones divertidas, que provocarán risas y sonrisas, con ejercicios nada cargantes y segurísimo que va a entrener a todo el que se proponga acabarlo. Está compuesto con ilustraciones, cómics, textos canónicos (como La Fontaine o Espronceda) y otros más gamberros (como puntuar la redacción de un profesor), recetas para ogros y todo con un aire retro que proporcionan las postales e iconos antiguas de las que se ha servido el autor.
Yo no me voy a quedar sin él este verano, no veo el momento de empezar a hacer las actividades.


GIBERT, Bruno. Manual de recreo. Barcelona: Thule Ediciones, 2010. ISBN 978-84-92595-51-8.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Si no haguessis fet tants quaderns Santillana ara no series la quarta dona mes inteligent de la península.Menys queixar-se que be que t'agradaven. Quejica.

Iris dijo...

Anónimo, me estás diciendo que aún a tres mujeres por delante mío en cuanto a inteligencia?? Y sólo en la península??? Qué decepción, tendré que estudiar más... :)

bravecoast dijo...

¡Qué buenos son, los cuadernos santillana!... ehh ah no, coño, que eso era con las galletas :P