jueves, 17 de junio de 2010

Out, de Natsuo Kirino

Masako, Kuniko, Yoshie y Yayoi trabajan en el turno de noche de una fábrica de comida preparada de los suburbios de Tokio. Todas tienen graves problemas, tanto de dinero como familiares, y se desenvuelven en una atmósfera hostil e inhóspita. Una noche, Yayoi estrangula a su marido, Kenji, cansada ya de sus continuas agresiones físicas. Masako, Kuniko y Yoshie la ayudarán a deshacerse del cuerpo. [...] La policía recela de ellas, pero no dispone de pruebas que las incriminen. En cambio, en su lista de sospechosos se halla Satake, el dueño de un casino y un bar de alterne que Kenji frecuentaba.

Una de las épocas más estimulantes de mi vida fue el año en que cursé 2º de BUP. Mi profesor de lengua y literatura castellana (del que ya os he hablado anteriormente) con sus clases me hizo reflexionar sobre muchas cosas (también me mató a ejercicios, pero me encantaban) y algunas me acojonaron muchísimo (perdón por la expresión pero lo sentí así) como la alienación, en plena adolescencia que parece que nunca vas a encontrar tu propia identidad... En ese momento leíamos El árbol de la ciencia y Peñas arriba y podíamos comprobar cómo los personajes perdían su esencia, algunos se encontraban con su otro yo, pero otros acababan vacíos, como un recipiente lleno de nada. Nunca otro libro a parte de los anteriores me había devuelto ese sentimiento angustioso por la alienación hasta Out de Natsuo Kirino.

Como bien explican en la sinopsis, Yayoi mata a su marido en un arrebato de rabia por las vejaciones que éste le inflinge y recurre a Masako, una de las compañeras de la fábrica de comida preparada donde trabaja, para que la ayude a deshacerse del cuerpo. Junto con el resto de compañeras trazan un plan para deshacerse del cadáver y fingir que se trata de una desaparición para que no sospechen de ellas. Lo que no se esperaban es que el asesinato marcara un punto de no retorno en sus vidas y en ellas mismas, que afectará a su amistad y a sus valores más profundos. Así, lo más sorprendente, a mi modo de ver, es cómo un grupo de mujeres sencillas se ven envueltan en asuntos cada vez más truculentos, cometiendo atrocidades impensables y la involución que les supone como individuos. A medida que el relato transcurre se tornan más desapegadas, más gélidas, llegando a parecer autómatas. Es bastante inquietante. Por esto mismo me ha impactado profundamente la lectura de este libro y la recomiendo a todo el mundo que quiera reflexionar sobre la alienación. Y para muestra un botón:

"No hacía mucho, Masako había comparado sus días en la Caja de Crédito T con una lavadora vacía, pero ahora se daba cuenta de que le había pasado lo mismo en casa. Si era así, ¿qué había sido su vida? ¿Para qué había trabajado? ¿Para qué había vivido? Al ser consciente de que se había convertido en una mujer exhausta y perdida, se le llenaron los ojos de lágrimas.
Quizá por eso había escogido trabajar en el turno de noche. Así podía dormir de día y trabajar de noche. O, lo que era lo mismo, vivir permanentemente cansada, sin tiempo para pensar, llevar una vida al revés de la de su marido y su hijo. Sin embargo, sólo había conseguido aumentar su rabia y su tristeza".

KIRINO, Natsuo. Out. Barcelona: Emecé, 2007. 551 pág. ISBN 9788496580299.

4 comentarios:

bravecoast dijo...

me gusta estas historias, donde personas normales intentan esconder un crimen, y al principio parece ir bien... pero poco a poco todo se va liando y se van implicando mas y mas y mas y mas. como en very bad things ;D

Iris dijo...

Pues te gustaría este libro Bravecoast y si la autora le hubiera querido dar un toque de humor negro sería totalmente Very Bad Things.
¡Lo has clavado!

Anónimo dijo...

Os recomiendo también de la misma autora Grotesco.
Mar

Iris dijo...

Mar, muchas gracias por tu recomendación, me lo apunto para mi lista de libros pendientes.