domingo, 11 de octubre de 2009

y si viniera Penélope Cruz a la biblioteca...

Cuando pienso que nunca nadie va a superar la última pregunta y/o anécdota que me hacen o me encuentro en la biblioteca, siempre hay algún usuario dispuesto a sorprenderme. Así que querría compartir con todos vosotros lo que me dijo una mujer el lunes pasado en la sala infantil. Os pongo en situación:

Estaba a punto de empezar una sesión charla para padres, profesores, interesados... sobre obras de la literatura infantil que tratasen el tema del miedo, los maestros que debían venir no lo hicieron y daba mucha penita ver a la chica que tenía que dar la charla prácticamente sola, pobrecilla. Así que me dispuse a buscar padres para ver si los animaba a enterarse de las recomendaciones en literatura que les ofrecíamos. Después de un par de convencidos y un par de negativas, salen del ascensor dos mamás con sendos carricoches de bebé y voy a por ellas.
Sobre la charla me dicen que no les interesan los libros, a lo que yo respondo con un gesto circunspecto (escondía la profunda reflexión que se desarrollaba en mi interior: "¿y a qué habéis venido?") Ante el fracaso total de la operación abducción de la pareja de mamás con carricoche me dispongo a la búsqueda y captura de otros papás, pero las susodichas me lo impiden.

Tienen una pregunta que hacerme y yo, solícita como soy, me preparo con la mejor de mis sonrisas:

- Mira chica, es que queremos celebrar el cumpleaños de los niños y queríamos saber si aquí en la biblioteca ofrecéis este servicio.
- Ummmm, ¿a qué tipo de servicio se refiere?
- Pues eso niña, a tener la sala infantil, los globos, la merienda, esas cosas.
- Pues no, la biblioteca no ofrece esos servicios, pero una vez vi como en el bar de la planta baja organizaban un cumpleaños. Así que si quieren pueden bajar y preguntarlo allí.
- Ah, no, es que ahí en el bar queda muy abierto, muy público.
- 0_0
- Lo que queremos es celebrarlo en la sala infantil, pero sin niños. Queremos alquilarla para nosotras.
- Ya, pero es que la biblioteca es pública, el servicio que ofrecemos es público, para todo el mundo, y no podemos cerrar la sala para ustedes, ni pagando, porque no se puede, que es público. (Inciso: os habéis encontrado en la situación de querer explicar algo que es tan obvio que parece que no hay palabras para desarrollar la cuestión y os repetís os repetís y os repetís. Pues así de perpleja me sentí yo).
- Me estás diciendo que si viniera Penélope Cruz a la biblioteca...
- 0_0
- ... y te dijera que quiere alquilar la sala infantil para hacer el cumpleaños de su hijo, ¿le diríais también que no?
- Pues claro, la biblioteca es pública y no podemos cerrar una sala para organizar actos privados. Disponemos de salas para organizar actos de asociaciones culturales, entidades y demás, pero no actos privados.
- (la señora pone cara de perro) Pues vaya servicio que ofrecéis...

Como os decía al principio, esta anécdota creo que figurará durante mucho tiempo en mi lista particular de situaciones biblio-extraño-bizarras-sin sentido, aunque nunca se sabe leyendo lo que leo en diferentes blogs biblio anecdotarios (uno, dos, tres, cuaaatrooo)...

10 comentarios:

Eli Ramirez dijo...

JAJAJAJAJA!!!!!
uala que bo! XDDDDD

... no tinc paraules per deixar el comentari al nivell del post XD!

lo millor, lo de la Penélope. Perquè a ella com a exemple? :P

Cristina dijo...

P-p-p-pero... Increíble. Yo que tú, ya que estabas en la biblioteca, les hubiera puesto en las manos un diccionario abierto por donde sale la definición de "público" y donde no menciona que se hagan excepciones ni por P. Cruz.

(Y sí, lo de intentar explicar cosas obvias es desesperante...).

Inma Ruiz dijo...

Jajajajajaja que bueno. Yo estoy este finde de talleres en una feria en Torrevieja y tambien he tenido alguna que otra. Ayer teniamos todo preparado, tijeras, papel, grapadoras...era un taller de disfraces de papel de personajes de cuentos. Y se acerca una pareja mayor, el hombre coge unas tijeras y dice: ¿se puede coger verdad?.
A cuadros. Nos quedamos a cuadros.

Anónimo dijo...

Ostras...

Soy superfan de tu blog desde que lo descubrí anteayer, me lo estoy leyendo de una tacada de adelante hacia atrás.¡Muy bueno!

Ana Colo.

jg dijo...

Les faltó decirte: los libros molan, pero de adorno.

sfer dijo...

Yo les hubiera dicho que con Pe se haría una excepción. Que demostraran ser tan famosas como ella si querían celebrar el cumpleaños en la biblioteca. A ver qué cara se les quedaba...

(¿Daba penita? Si fue todo un éxito! 5 personas!!)

Olivia_p dijo...

caray, que pasada, menudos petardillos saldrán de esa casa, o no! ojalá, quizás superen a sus respectivas y quien sabe, quizás las rediman, jeje, vaya elementas

Anónimo dijo...

Estas señoras deben pertenecer al grupo "paesopago", o sea, pago impuestos luego puedo aprovecharme como yo quiera de la biblioteca.

Carmen Solans

Mafi dijo...

Total un gusanito más o menos estampado en el suelo, en una mesa, o en un libro... "las solicitudes por escrito y en el registro al efecto..." Tema zanjado! jooo qué plastas!!! paciencia compañeros!. :)

Iris dijo...

Eli: m'alegro que t'hagi fet riure, jo també em pregunto perquè la Penélope...

Cristina: si le pongo en las manos un diccionario creo que me hubiera mirado como si fuera de otro planeta y le hubiera dado un chisme extraño!!! :D

Inma: a veces parece increíble las cosas que tenemos que explicar, no a los niños, a los adultos!

Ana: me alegro que te guste el blog, pero que seas súper fan me mata de ilusión. ¡Un besazo para ti!

jg: yo pensé lo mismo!!!

sfer: anda que no eres tú atrevida ni nada y al final sí que fue un éxito, sí

Olivia_p: generalmente los petardillos son reflejos de los padres, pero a veces hay excepciones maravillosas...

Carmen: del grupo "paesopago" creo que podríamos escribir libros y libros y no acabaríamos...

Mafi: a veces no sé ni por qué me molesto en explicar tantas cosas, debería decirles que a poner una sugerencia y menos dolores de cabeza para mí, será que me va la marcha!