miércoles, 1 de octubre de 2008

Acojonando a los insomnes

Ha llovido mucho desde que el insomne Tom Hanks dulcificara eso de no dormir. Él llamaba a la radio, daba penita por eso de ser viudo e intentar criar a un hijo mientras se enamora de su media naranja Meg Ryan. Ha llovido mucho y ahora los insomnes ya no vivimos momentos tan dulces y tiernos. Nos tumbamos en el sofá deseando que el sueño nos venza. Quedarnos groguis poco a poco casi sin darnos cuenta.

Antes las cadenas de televisión nos apoyaban reponiendo de madrugada las mismas series hasta la saciedad, ahora los programas de "dime un animal que contenga la a" son mayoría absoluta desde las dos de la madrugada; antes las cadenas de televisión nos apoyaban con anuncios bien cortos de teletienda que empezaban y acababan una y otra vez, hoy despiertan nuestra atención enganchándonos para saber cómo demonios la escoba esa pilla todo ese polvo con sus imanes con anuncios larguísimos; antes las cadenas de televisión ponían documentales de madrugada con sonidos relajantes que ayudaban a la modorra, hoy programan formatos como El puzzle blanco, Cuarto milenio o El rastro del crimen que con sus reconstrucciones a parte de mantenerte bien despierto, te acojonan de mala manera guillotinando cualquier intención de trasladarte hasta la cama por el temor de tener que atravesar ese pasillo tan largo y oscuro donde bien podría estar agazapado el asesino de la baraja, el madueño de turno o peor, algún desquiciado jugador de rol...



Si tenéis mono de gore o series b no os perdáis esas grandes reconstrucciones de lo mejorcito de los crímenes y desgracias españolas. Son especialmente brutales las reconstrucciones del programa de Albert Castillón porque no se limitan a burdas recreaciones sino que los actores se lo curran, estremeciendo al insomne hasta el punto de desear volver a tener un peluche entre los brazos, el acojone es máximo. Si lo que os mola son las reconstrucciones muy científicas vuestro programa es el de la narradora de moda en Telecinco donde los muñequitos en 3D os mostrarán cómo ocurrieron los crímenes pero de forma mucho más aséptica. Y finalmente si lo que os va es el masoquismo puro y duro lo vuestro es Iker Jiménez, humor y gore, una mezcla explosiva, pero donde el acojone alcanza cotas insuperables. Vedlo el domingo y reiréis y temblaréis a partes iguales, y lo que es seguro acabaréis durmiendo en el sofá en posición fetal, abrazados a un cojín...

4 comentarios:

Cristina dijo...

Yo antes veía Cuarto Milenio, a veces salían cosas interesantes (otras veces, en cambio, era lo peor).

¿Hay alguien que aguante los jueguecitos esos de "llama-llama-llama" que ahora ponen en todas las cadenas cada vez antes y hasta más tarde? Por suerte para mí yo estoy más cerca de sufrir de narcolepsia que de insomnio :P

Elena dijo...

Tengo que reconocer que yo me tiré unos meses enganchadísima a uno que daban en cuatro a las 9 de la mañana, lo cual es más grave que verlo de noche, salía una pareja muy pava pero la verdad es que no sé como, me levantaba para pasarme una horita viendo como no paraban de decir chorradas a fin de hacernos perder el tiempo frente al televisor.

bravecoast dijo...

Yo alguna vez he tenido algun periodo pasajero de esto, y he de decir que que los concurso-estafa de llamar por chorradas pueden enganchar, porque llama cada elemento que no se si son de verdad o de coña, pero vaya tela.
De Iker Jimenez pues bueno, cuarto milenio no me engancha pero en su momento el programa de radio me dio mas de un acojone, y a veces hablan de cosas interesantes, pero lo malo es que tratan de dar credibilidad a todo y bueno... en fin.

Pilar dijo...

Oh, la belleza del insomne... otros estamos castigados con un sueño crónico que tiende a querer aparecer en las clases de economía XD

o peor... un jugador de rol XDD, buenísimo, digno de enmarcar