sábado, 18 de agosto de 2007

2 días en París

2 días en París es la ópera prima de la actriz Julie Delpy, que demuestra haber aprovechado sus estudios en guión y dirección. Del guión ya nos había dado una muestra participando en la creación de Antes del atardecer que le valió una nominación al Óscar al mejor guión original.

Adam y Marion son una pareja que antes de finalizar sus vacaciones y de volver a Nueva York pasa dos días en la capital francesa para visitar a los padres y amigos de ella. Y es aquí donde a través de conversaciones y paseos por la ciudad surgen los roces y los problemas, además de ex-novios de la francesa y los tópicos choques culturales.

La pareja, un pelín clónica de las de Woody Allen, él neurótico hasta la médula y ella un pelín pasotilla, no es suficientemente ágil y cómica en sus dialécticas y se ven necesitados de otros personajes, como los padres de ella y los taxistas de la ciudad, para dar un puntito ácido al guión, así como los amigos artístico-burgueses franceses que son una clara crítica a la culturilla artística de aparente intelectualidad
.

Quizá el planteamiento argumental no seas demasiado estimulante y que recuerde también demasiado a los films de Linklater en los que la directora había participado con Ethan Hawke. Aún así y aunque el metraje se haga un poco tedioso pa
ra el espectador hacia el final, es un correcto, divertido y buen ejercicio inicial para una nueva autora que tiene un gran sentido de la coralidad y la proporción y que está en búsqueda de su propio estilo. Quizá sea un pequeño paso atrás que ha dado la actriz ahora directora para coger impulso...


2 días en París. 2007 Alemania, Francia - DIR: Julie Delpy INT: Julie Delpy, Adam Goldberg, Daniel Brühl, Marie Pillet, Albert Delpy, Aleksia Landeau, Adan Jodorowsky.

1 comentario:

Lizzy Bèquet dijo...

La verdad es que la crítica ha sido muy dura con esta película y entiendo los fallos que le achacan pero a mí me gustó.
Es cierto que a veces la extravagancia, que anula el sentido realista de la película, tampoco consigue estar al servicio de la comicidad pero, aun así, me resultó entretenida y la escena final incluso me conmovió. Creo que es fácil sentirse identificado con esa escena.
Me parece que está bien para pasar un rato entretenido delante de la pantalla, sin grandes pretensiones pero sin tener que ver bazofia.