viernes, 23 de abril de 2010

23 de abril de 2010

El día ha empezado pronto, muy pronto. Yo que quería remolonear en la cama y hacer un poco el perro, pero no ha podido ser. Al gato no le gusta hacer el perro y se sube a la cama, da vueltas, fija su cara a dos milímetros de la tuya y no para de hacerte gatting (acoso felino) hasta que consigue que te vayas y quedarse con toda la cama.
Esta mañana, a parte de la lluvia, también amenazaba otro gran chaparrón en mi hogar dulce hogar: elAbogado se había quedado sin sus cereales (el pobre es EXTRA adicto) y tenía que plantearse otras opciones.

Al oír la puerta cerrarse tras la marcha del letrado hacia su despacho del mal, he cerrado los ojos pensando que sería ahora o nunca la oportunidad de echar una cabezadita más, pero un extrado ruidito parecía acercarse. El gato otra vez, he pensado. Qué sorpresa al abrir los ojos y ver una preciosa rosa delante de mi cara ojerosa. Bueno, más que sorpresa, un buen susto, ya que mi cama está elevada y hasta que las neuronas se han conectado entre sí para comunicarme que era elAbogado plantándome una rosa he creído ver una flor voladora.

Así que ya no he dormido más y me he levantado para agradecer semejante detallazo a las 07:48 de la mañana. Y ya de pie me he puesto manos a la obra para lo que creo será en mi casa una tradición más el Día de Sant Jordi: elaboración de mermelada de fresa. Dulce y de un rojo oscuro ha sido el resultado después de una hora "remenando y remenando" en la olla con el cucharón de madera. Ha sido un pelín cansado, pero la casa ha quedado con un olor a fresas maravilloso.

A las 10 ya estaba en la calle, con rosa, mermelada hecha y a punto para volverme loca entre tantos libros y tantísima gente. El primer destino ha sido, por supuestísimo, la parada de Casa Anita que más que parada de libros era una fiesta de los cuentos, las historias, los libros y la ilustración. Durante todo el día en el Pla de Salmerón de Gràcia se ha pasado y pasarán ilustradores que harán las delicias de grandes y pequeños firmando libros con gran dedicación.
¡Qué ingénua he sido pensando que a primera hora no habría colas! No paraban de llegar niños y más niños de colegios de Gràcia e incluso me han saludado unos niños de un colegio del Carmel que se han dado un buen paseo para estar allí. Y no había un sólo niño que no quisiera la firma de todos los ilustradores, así que ha tocado guardar turno.

Aitana Carrasco ha arrasado con sus elaboradas dedicatorias. Se había provisto de dos plumieres llenos de rotuladores, puntafinas, lápices, sellos, tampones para estampar... Una maravilla.

Javier Sáez Castán no ha parado de dedicar ejemplares de su grandioso Animalario Universal del Profesor Revillod. Lástima que me lo hubiera dejado en casa, pero no he dejado pasar El pequeño rey...

Y Gustavo Roldán no ha parado. Los niños se le tiraban encima, reclamaban firmas en el librito Ximpleries, así que sin levantar la cabeza se ha dado cuenta que yo era la única de la cola mayor de 10 años porque le he pedido que me dedicara Cómo amaestrar la mona...

... aquí justo antes de empezar a dibujar mi dedicatoria... ya os la enseñaré ya...

Aunque con fobia a las aglomeraciones, me he atrevido a adentrarme en territorio hostil y he bajado por la Rambla y las Ramblas. Muchas rosas, muchos colores...

y algún que otro detalle original. Me he quedado con las ganas de comprarme un broche de dragón...

Al final mi aversión a las multitudes ha podido más que mis ganas de pasear y me he vuelto para casa, pero con mis premios: libros, libros, libros y por supuestísimo con pa de Sant Jordi (2 piezas más las que compre elAbogado). Y todavía me queda la tarde en la biblioteca donde hoy organizamos un taller infantil de creación de libros desplegables que promete mucho... Seguro que llegaré a casa cansadísima, con manchas de rotulador y las manos llenas de pegamento, pero valdrá la pena.

Entre la mermelada y el pan creo que no voy a comer otra cosa este fin de semana... y lo voy a regar con cava rosé. ¡Toma!

4 comentarios:

Eli Ramirez dijo...

Jo els broches-dragón també els he vist (pensava q eren punts de llibre de feltre) :)
jo he fet cerca-i-captura de punts de llibre ^_^

bravecoast dijo...

Qué sorpresa al abrir los ojos y ver una preciosa rosa delante de mi cara ojerosa. Bueno, más que sorpresa, un buen susto,[...] era elAbogado plantándome una rosa he creído ver una flor voladora.

xDDD que romantica!

de todas formas puedo confirmarlo: uno de los Sant Jordis mas penosos de mi vida :P

Cristina dijo...

Desde luego tuviste un buen día, pero con un comienzo así era difícil que se torciese.

aitana dijo...

¡gran día, sí señora!