miércoles, 24 de febrero de 2010

Oferta disponible sólo durante las próximas 12 horas

Aún no me he acostado. Cuando esta noche me vaya a dormir habré pasado 34 horas seguidas despierta, sin haber echado un triste sueñecito porque esta madrugada me he quedado en vela viendo la competición del programa corto de patinaje artístico femenino y no me he ido directamente a dormir porque a las 9 entraba a la biblioteca. Hoy tengo doble turno.

Lógicamente tendría que ser un día de perros. Sin haber dormido, 12 horas seguidas en la biblioteca con los frikazos por todas partes, con los ojos que se me van a caer en cualquier momento..., pero sin saber muy bien por qué he empezado (quizá sería más correcto decir he continuado) el día de muy buen humor. De un optimismo rallando lo asqueroso.

A las 6 am cuando ha acabado el patinaje, he exprimido cuatro naranjas, he conjurado por primera vez la magia del café (Cesc, he estrenat la teva cafetera!), he cocinado huevos revueltos con parmeggiano y dos tostadas se han tostado en la tostadora.

Con las pilas cargadas con un desayuno bien atípico en mí (qué lejos del zumo de limón con agua diario), he cantado en la ducha, el gato maullaba (más bien lloraba de puro terror), me he secado el pelo, me he cuidado la piel en tres minutos a lo Clinique y he estrenado mi primer conjunto primaveral.

Y así de salerosa me he desplazado hasta la parada del autobús, con Dean Martin en el iPod chivándome el ritmo de los pasos, no le he deseado a ningún inepto al volante que se diera un buen tortazo por bloquear el carril bus, he llegado a mi hora al trabajo, me he marcado éste cha-cha-cha con un compañero bibliotecario antes de abrir y encima ha llamado el loco que quiere matar a todo el mundo (¡A las hijas de puta feministas hay que matarlas a todas!).

Estoy radiante de asquerosa felicidad, pero como me conozco sé que no va a durar mucho así que dense por enterados y saquen provecho todos los que puedan... y sepan.

3 comentarios:

Cristina dijo...

¡Ojalá te dure!

Me encantan los días en los que todo tiene motivos para torcerse y sin embargo todo se ve con buenos ojos.

Juan Pedro dijo...

Qué gustazo y qué maravilloso es leer posts así. ¡Gracias por compartir tu optimismo!

Iris dijo...

Ais, me duró un día, pero fue un día grande. ¡Gracia por vuestros comentarios, guapos!