lunes, 31 de marzo de 2008

Botones y reliquias de costurera

A mí la canción de Karina Buscando en el baúl de los recuerdos me va que ni pintada. Me encanta sacar cajas de recuerdos, vaciarlas encima de una mesa y coger objeto por objeto y recordar todo lo que evoca. Ayer por la tarde encontré la horma de mi zapato cuando fui con elAbogado a ver a su madre, que estaba pachuchilla. Le enseñé un muñeco de ganchillo que estoy tejiendo y me dijo que quizá le hubieran ido bien unos botones blancos para los ojos. Como no tenía en casa le tejí unos ojos en ganchillo. Ella, rauda y veloz, aprovechó para encaramarse a una escalera y bajar un par de cajas, una de costura y una llena de botones de todos los colores, tamaños y formas. Entre las reliquias que pude ver y tocar unos maravillosos cachivaches, botones y una cinta de la tatarabuela de elAbogado. ¡Impresionante!

vista general del desparrame de botones

un conjunto de ocho botones de la tatarabuela... me encantan los recuerdos tan, tan antiguos

estos botones, tan pequeñitos, son los que se ponían en los botines de principios de siglo

de nácar ¡amarillos!

un muestrario de colores

un dedal de plata con motivos de florales

un recipiente para guardar las agujas hecho de ¡cuerno!

más guarda agujas, pero de madera, aunque también preciosos

botones de color rosa que imitan la forma de las ruedas, son para niña

botones con escudo para los que se sientan orgullosos de su casta

estos no eran especiales por su antigüedad ni por el material de que están hechos, pero me gustó su forma

dos botones MARAVILLOSOS de azabache que pesaban una barbaridad, me provocaron instintos cleptómanos...

me encantan estas cajas de madera de varios pisos que se abren como un acordeón

un huevo de madera para zurcir calcetines que se abría para guardar en su interior agujas y un par de carretes pequeños de hilo, ni en IKEA tienen una cosa tan útil

un trozo de cinta con bordados, súper antigua, que había que desenrrollar con cuidado

Como me gustan los recuerdos familiares, me hacen pensar en grandes sagas literarias. Algún día espero crear mis propias antiguallas y si hace falta me inventaré hechos fantásticos que relacionar y dejar boquiabiertos a mis descendientes... ja, ja, como se me va la cabeza.

sábado, 29 de marzo de 2008

Bufanda azul juzgado

Ya hace seis o siete meses aproximadamente que me dejé llevar por la pasión del teje, teje. Cuando iba al instituto mi Yaya Lupe sembró la semilla de esa pasión que ha dormido durante estos años, con pequeños picos de conciencia en momentos concretos.
El año pasado acompañé a mi yaya a comprar unas lanas para un proyecto de jersey de punto suelto de verano y salimos también con un par de agujas de 4mm para mí. Unas semanas después ella moría y yo he conservado el proyecto de jersey a medio tejer, sus lanas, sus agujas y una bolsa de tela que se hizo ella misma para guardar sus teje, teje.

Con la intención de acabar algún día ese jersey veraniego, me apunté a un curso de hacer media para tejedores intermedios en PersonesLlanes donde me compré un par de madejas de lana natural azul oscuro y un par de agujas de 6mm. Jennifer, Manel y Tura despertaron en mí otra vez la pasión por tejer y crear con lanas enseñándome nuevas combinaciones de puntos y rememorando algunas otras aprendidas años atrás, pero ya olvidadas. Hicieron que me sumara a su máxima: All you knit is love.

Mi primer proyecto después del despertar fue esta bufanda para elAbogado muy apropiada para combinar con un traje oscuro para los días de invierno. Por eso el azul oscuro ha pasado a ser azul juzgado. Está tejida en punto jersey (que se consigue al combinar una vuelta en punto derecho y la siguiente en punto al revés), muy fácil y asequible para principiantes. Me relajé muchísimo al tejerla y ha supuesto mi relación más larga, y creo que definitiva, con el mundo del teje, teje ya que no he parado desde entonces y he evolucionado hacia otras técnicas "tejeriles" y otras de creación manual, cuyos resultados iré colgando.

jueves, 27 de marzo de 2008

Back to business

Después de 7 semanas más sin trabajar han vuelto las sustituciones bibliotecarias a mi vida, de ahí el mutismo de estos días, que me han tenido muy ocupada. Como ya comentamos la última vez, estas situaciones en las que trabajas como bibliotecario de usar y tirar tienen sus pros y sus contras, pero yo me las he planteado como punto inicial para plantearme nuevos retos así que, ilusionada por trabajar. De momento estoy estudiando en casa para presentarme a algunas oposiciones, a ver si consigo algo más estable, pero en Frikitecaris me ha echado un jarro de agua fría...

Foto que tomé en la Bibliothéque de l'Heure Joyeuse en París

Bueno, al tema: estaba hoy en la biblioteca en la mesa del préstamo cuando la directora me ha dicho que me veía muy mustia sin nada que hacer y si me apetecía revisar y empezar con los procesos técnicos del lote de libros de este mes. Pues ¡sí, claro! que me aburro. Y ahí que me pongo yo a sacar los libros, revisar la lista, que no falte ninguno, a sellarlos, cambiar localizaciones, etc., y me he dado cuenta de que hoy emularía a mi admirada Sfer cuando he visto unos cuantos libros que hoy mismo me habría llevado a casa para leer y mirar. Así que, homenaje librosférico: libros que no me voy a perder del lote de este mes cuando estén disponibles al préstamo:

En Con los pies en la Tierra su autor Gustavo Duch nos habla del sinsentido que afecta al mundo de la alimentación en la actualidad: las familias campesinas productoras de alimentos son las que se ven más cruelmente azotadas por la pobreza y la hambruna. El capitalismo en el mundo de la alimentación y la gastronomía.

La memoria del bosque: crónicas de la vieja selva europea. Cultos y culturas, mitos, leyendas y tradiciones promete un viaje frondoso, misterioso y literario. Me pondré una caperuza y caminaré con sigilo...

Ahora que tengo tiempo libre dos libros me dan la oportunidad de adentrarme en mi lado creativo y artístico y no la voy a desaprovechar: con La Biblia de las letras iluminadas puedo aprender a crear mi propia tinta y pigmentos para dibujar y pintar grandes letras medievales habitadas, con plantillas y explicaciones muy detalladas; y Pensar visualmente: lenguaje, ideas y técnicas para el ilustrador quizá me ayude a valorar y entender mejor la interacción entre texto e imagen.

La llamaban la Ana Frank de Sarajevo y ahora que ha crecido ha hecho un gran trabajo recopilando el testimonio de muchos otros niños y adolescentes que sufren la guerra en Voces robadas: diarios de guerra de niños y adolescentes desde la Primera Guerra Mundial hasta Irak. Una lectura que parece que será tan interesante como demoledora.

Aunque leo mucha más narrativa que cualquier otro género, el cuento no es muy prolijo en mi libreta de lecturas así que me haré con Relatos populares del mundo y con Combats singulars: antologia del conte català contemporani.

Y por último, gracias a las recomendaciones de lo Jaume me estoy aficionando al cómic de hoy en día y me pido En busca de Peter Pan de Cosey, Fresa y chocolate de Aurélita Auria y ¡A mí no me grite! de Quino.

Y por cierto, me gustaría deciros que ya no estoy tan angustiada por mi futuro laboral como bibliotecaria, ya que un graciosillo guardia urbano me comunicó que arrasaría en la calle Sant Ramon, bueno, bueno, qué risa, pues no, no hará falta, ya que gracias a {Pamphile} he encontrado un trabajo mejor y más relacionado con el mundo de la bibliotecomanía...

¿Qué tal lo he hecho Sfer? ¿Digna de tus boletines de novedades? A mí me ha dado un pelín de estrés al darme cuenta de todo lo que voy a leer...

lunes, 24 de marzo de 2008

viernes, 21 de marzo de 2008

The Good Life

Aunque un día tarde, ésta es mi colaboración para el Photo Friday Challenge de la semana pasada The Good Life.

jueves, 20 de marzo de 2008

¿Pero se pegaron de verdad?

Esa fue mi respuesta a la anécdota que me contó una persona que conocí en Salamanca hace un mes y que es de aquellas que tienen un don innato para la belleza y la creación. Con sólo 24 años había pasado un año en Córdoba con una beca de la Fundación Antonio Gala (!) y había ganado el premio Hiperión de poesía, entreo otros premios, y que publica una columna semanal en el suplemento Mola del Diario de Ibiza... Impresionante, ¿no? Pues aún más, oírle hablar te dejaba con la boca abierta. Su nombre es Ben Clark y aunque no es un colega bibliotecario propiamente dicho, trabajaba en la biblio de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez y me hizo una visita guiada muy completa y exhaustiva, que le agradecí porque a mí esos detalles me gustan.

Nos fuimos a comer por Salamanca con otro grande, grandísimo, Gustavo Puerta y otra colega de la Fundación y mientras degustábamos la comida local me enteré que Ben había participado en una especie de duelo de poetas.

¿Duelo de poetas?, me dije, ¿en plan Edad Media, con espadachines y guantes para desafiaros a verso limpio? Pues más o menos me dijeron. Con sonrisillas divertidas y un pelín irónicas Ben me explicó que no fue a verso limpio, pero sí a puñetazo limpio. ¿Cómo? Pues eso, que Ben y tres poetas más se vistieron de boxeadores y se pegaron. Sí, sí, eso mismo.

El I Campeonato Mundial de Poetas Pesados nació como una acción que quería poner en tela de juicio a los círculos poéticos al uso, que apestan un poquito a naftalina, que potencian el parón que sufre la poesía en el mundo cultural.
La actividad convocó a un gran público que acudió al acto con la misma idea equivocada que yo. Vaya, que se toparían con un grupo de poetas rapsodas que les delectarían con sus composiciones, pero se que se encontraron con tres púgiles que se dieron bien y con una chavalilla bien guapa que anunciaba los rounds, con hombres de sombrero calado que gestionaban las apuestas y los "coaches" en las esquinas.

Hubo polémica y público que abandonó el local, pero también controversia y animación que ha propiciado un debate que ha llegado hasta Madrid donde se convocó un acto y rueda de prensa para charlar sobre poesía.

Lástima que no haya llegado hasta Barcelona para poder ir y jalear a Ben, por supuesto, que al despedirnos me dijo: "Cómprate mi libro". Pues Ben, ya está hecho. Me he comprado el ganador ex-aequo del Premio de Poesía Hiperión Los hijos de los hijos de la ira. Cuando finalice su lectura os reñaré alguna cosilla, pero puedo avanzar que ya ha entrado a formar parte de mi poemario personal. De momento, quedaros con el combate. No tiene desperdicio.



Ah, y recordad, mañana 21 de marzo es el Día Mundial de la Poesía.

lunes, 17 de marzo de 2008

Librerías... ¡al mapa!

A la Generalitat de Catalunya le ha entrado el miedo al contemplar el lento pero contínuo goteo de librerías tradicionales que cierran debido a los obstáculos que plantea la venta de libros en una sociedad de grandes superficies, pocos lectores, leyes sobre el precio, los libros de texto y altos alquileres.

Hace unas tres semanas se publicaba el tratamiento que aplicará sobre esta dolencia. Entre las muchas acciones que se llevarán a cabo me ha llamado la atención la elaboración de un mapa con todas las librerías existentes en Cataluña. Son muchas librerías al parecer. En Barcelona hay unas cuantas y me propuse pegar aquí mi lista de favoritas consultando mi Moleskine Condal, pero al final ha mutado a mapa de Google Maps que está en constante evolución por mis imperdonables olvidos y, espero, vuestras colaboraciones.


¿Está vuestra librería favorita en el mapa? ¿No? ¿Cómo se llama y dónde está?

jueves, 13 de marzo de 2008

Santiago de Compostela (II): paseando por la Alameda

La puerta Faxeira es una de las salidas del casco histórico de Santiago y se llama así porque en gallego "faxeira" significa hayeda y porque por esa salida se llega hasta el Parque de la Alameda donde anteriormente, como anteriormente se daba en la flora gallega, abundaban las hayas invadidas ahora mayoritariamente por los eucaliptos. El parque fue construido a principios del siglo XIX y su transpira un fuerte diseño romántico con diferentes espacios y paseos con la intención que las diferentes clases sociales lo disfrutasen sin tener que verse. ¡Qué prácticos eran estos del siglo XIX!

Una de las entradas al Parque de la Alameda

Las Dos Marías

Ramón del Valle-Inclán y yo en su banco

Vista de la Catedral entre la niebla desde el Paseo de las Letras Gallegas

Monumento a Rosalía de Castro

Paseo de las Letras Gallegas

Bucólica vista...

miércoles, 12 de marzo de 2008

300

Si te presentas a un concurso y aceptas unas bases, luego no te quejes. Además podría haber sido peor para aquellos que jaleaban "fuera, fuera" y que silbaban a Chikilicuatre... o nadie se acuerda del És súper fort!... Andorra tenía que haber aprovechado y pedir a Toni Soler y a Josmar que aceptaran representarles. Si participasen los dos no sabría a quién votar...


sábado, 8 de marzo de 2008

now I wonder

Si bebiese me tomaría a sorbos un whisky doble, abrazándome las rodillas sentada en mi mecedora, pero como no bebo me tomo una coca-cola y un efferalgan.

La foto es de Paul, de Cape Town Daily Photo

When I was younger I believed, that dreams came true
Now I wonder.
Cause' I've seen much more dark skies, than blue.
Now I wonder.

I keep on praying for a blue sky, I keep on searching through the rain.
I keep on thinking of the good times, will they ever come again?
Now I wonder
Now I wonder.

I keep on praying for a blue sky, I keep on searching through the rain.
I keep on thinking of the good times, will they ever come again?
Now I wonder.
Now I wonder.

When I was younger I believed, that I could win
Now I wonder.
There was a time when you and I, walked hand & hand.
Now I wonder.

I keep on searching for the old me, I keep on thinking I can change.
I keep on hoping for a new day, will I ever feel the same?
Now I wonder.
Oh I wonder.
Now I wonder.

miércoles, 5 de marzo de 2008

Yo de mayor quiero ser...

lunes, 3 de marzo de 2008

Santiago de Compostela (I): curiosidades

Este fin de semana estuvimos pasándolo en grande en Santiago de Compostela. Os recomiendo que os acerquéis hasta esta ciudad gallega con alguna oferta de Vueling, por ejemplo, y os alojéis en el Hostal O'Artilleiro donde nos atendieron de forma excelente y a un precio de risa.

Un fin de semana dan para callejear mucho por la ciudad y es que el casco antiguo no es demasiado grande y se puede ver perfectamente en un día, pero con más tiempo se aprecian detalles y curiosidades que a mí me llamaron la atención:

Santiago es una ciudad llena de zonas verdes y en pleno Parque de la Música se atraviesa un riachuelo de lo más cuco lleno de helechos que contrasta con la escasez de agua de mis tierras...

En la Praza da Quintana se puede observar un monumento recordatorio al Batallón Literario que luchó en la época de la guerra de la Independencia, aunque el primer batallón literario data de 1663 cuando estudiantes de la Universidad de Santiago se agrupan para luchar contra Portugal. Su formación es paralela a la de otros batallones que se agrupaban por sectores profesionales.

Vista de la Praza de Cervantes desde la Rúa de Acibecheria. En esta plaza se alza una fuente con el busto del escritor de El Quijote, pero antes de que se proyectase tal monumento, en esta plaza la Inquisición celebraba autos de fe y una gran cruz señalaba el lugar en el que se instalaba el patíbulo.

Me gustó especialmente la arquitectura típica compostelana que vivió su gran época durante el siglo XVIII cuando numerosos arzobispos encargaron palacetes donde residir. La mayoría de estos edificios son de tres o cuatro plantas, estando las superiores forradas en sus fachadas por unas balconadas preciosas que guardan las galerías. Algunos de estos edificios mantienen los soportales en forma de arcos.

El plan urbanístico y arquitectónico de Santiago durante el siglo XVIII no debía contemplar el espacio que tenían que guardar los diferentes edificios entre sí y eso da como resultado callejuelas realmente estrechas, como ésta, la de Entrerrúas que comunica la rúa de Villar y la rúa Nova y por el que en uno de sus tramos sólo puede cruzarlo una sola persona.

En el Museo do Pobo Galego se encuentra una escalera de caracol preciosa por su belleza y horripilante para todos aquellos que padecemos de vértigo. Subirla me produjo un mareo enorme, pero valió la pena. Se trata de una triple escalera de caracol que comunica las diferentes salas del museo. Son tres tramos de escaleras independientes y sólo uno de ellos asciende hasta lo más alto del edificio donde se encuentra un mirador con excelentes vistas a la ciudad.

En el Parque de la Alameda pasan el día Las dos Marías, la estátua a tamaño natural de dos personajes reales de la vida santiaguesa de principios del siglo XX que despertaban mucho cariño popular. Son dos hermanas, Maruxa y Coralia, costureras que durante toda su vida acudieron a pasear por el parque con la esperanza de encontrar marido entre los numerosos estudiantes santiagueses. El paso de los años sin encontrar con quien casarse acentuó la obsesión así como la exageración de sus vestimentas y maquillajes para conseguir llamar la atención de los estudiantes.

Más Santiago de Compostela en próximas entregas...